El juego cósmico (comentando a Gadamer)

Este es un comentario de los primeros renglones de un breve texto de Gadamer, “El elemento lúdico del arte” en los que dicho filósofo se acerca de una manera tan intensa a la noción de Automovimiento Cósmico que el mero considerarlo ya me entusiasma (aunque luego se pierda en consideraciones que no me llaman la atención).

“¿Cuándo hablamos de juego, y qué implica ello? En primer término, sin duda, un movimiento de vaivén que se repite continuamente. Piénsese, sencillamente, en ciertas expresiones como, por ejemplo “juego de luces” o el “juego de las olas”, donde se presenta un constante ir y venir, un vaivén de acá para allá, es decir, un movimiento que no está vinculado a fin alguno. Es claro que lo que caracteriza al vaivén de acá para allá es que ni uno ni otro extremo son la meta final del movimiento en la cual vaya éste a detenerse.”

El más elemental de los juegos es el vaivén…si, asi es, y puesto que el Cosmos es un eterno retorno el universo es, por ello, un juego, el juego de un inocente niño cósmico…el Universo es el Automovimiento. Donde no acierta Gadamer es en decir “que se repite continuamente”. No hay repetición sino solo pseudorrepetición, cada nuevo vaivén es una experiencia novedosa de creación, un brazo más de una infinita espiral, y esto así no solo a nivel del universo en su totalidad sino a nivel de sus infinitas particularidades diferenciadas…pues ese vaivén es al fin y al cabo la actualidad eterna de la identidad cósmica diferenciándose en infinitas identidades particulares cuya diferencia constituye aquella infinita identidad. Tampoco acierta Gadamer cuando dice que tal movimiento “no está vinculado a fin alguno”: el fin esta en el va y luego el fin esta en el viene, y luego esta en el va y luego esta en el viene…cada ida es un medio para el fin de volver y cada vuelta es un medio para el fin de partir…lo que hay en el juego elemental de vaivén, en la calesita de la eterna creación no es pues consumación final ni fin, puesto que el vaivén es el salirse constante de la finitud hacia la infinitud y la infinitud hacia la finitud, lo que hay es deber ser, esto es, el ser fugaz que se pone a si mismo en un continuo transponerse a si mismo en nueva existencia, en nuevo ser fugaz, y la fugacidad que se pone en los seres que la consuman y la consumen…lo que hay es finalidad que juega fines como medios y medios como fines…finalidad que se consuma y se consume siendo consumada y consumida…como plenitud, esto es como consumada consumición de la eternidad en la fugacidad que la explaya y de la fugacidad en la eternidad que la sostiene. No hay entonces, en el vaivén elemental, ni el más minimo atisbo de detención, de concentración sostenible, de retención…y por lo tanto, no hay repetición.

“La libertad de movimientos de que se habla aquí implica, además, que este movimiento ha de tener la forma de un automovimiento. El automovimiento es el carácter fundamental de lo viviente en general. Esto ya lo describió Aristóteles, formulando con ello el pensamiento de todos los griegos. Lo que está vivo lleva en sí mismo el impulso de movimiento, es automovimiento. El juego aparece entonces como el automovimiento que no tiende a un final o una meta, sino al movimiento en cuanto movimiento, que indica, por así decirlo, un fenómeno de exceso, de la autorrepresentación del ser viviente.”

Comentario: Gadamer atisba la necesaria libertad del movimiento elemental de vaivén e introduce, para mi regocijo, la idea de automovimiento respecto de ese movimiento elemental. Pero no atisba el carácter dialéctico de tal automovimiento y es por eso que se refiere a él como movimiento en tanto que movimiento, o movimiento sin meta, ignorando la diferencia entre fin y finalidad. Tampoco profundiza en la relacion entre el vaivén y el cuasi automovimiento vital reconociendo en ello la importancia de los ritmos estructurales en la organización vital, los ritmos biológicos, a los cuales le atribuyo el ser los constituyentes espaciotemporales auténticos del organismo frente a las figuraciones meramente espaciales y anatómicas , ni sutiliza su consideración para comprender que el unico automovimiento posible solo puede ser el del Universo mismo, que no esta sujeto a constituyentes externos pues toda relacion es interna en él. No acierta Gadamer tampoco cuando considera que hay exceso inherente a lo vital…confundiendo exceso con novedad, con generosidad vital. La prodigalidad de la vida solo conoce el exceso en el ser humano, que puede irrumpir contra sus propios limites aspirando al infinito.

“Y podemos añadir, inmediatamente: una determinación semejante del movimiento de juego significa, a la vez, que al jugar exige siempre un “jugar-con”. Incluso el espectador que observa al niño y la pelota no puede hacer otra cosa que seguir mirando. Si verdaderamente “le acompaña”, eso no es otra cosa que la participatio, la participación interior en ese movimiento que se repite.”

Nuevo vislumbre gadameriano de la realidad como automovimiento pero queda su análisis limitado a la mera consideración del juego. Gadamer reconoce que no hay juego si no hay juego-con. En efecto, no hay acción sin interaccion, no hay identidad sin diferencia, no hay diferencia sin identidad, no hay eternidad sin fugacidad, no hay fugacidad sin eternidad…Pero con esto Gadamer ha introducido, quizas sin darse cuenta la necesidad de referirse a jugadores donde hay un juego…el Automovimiento cósmico no es solo juego sino el Jugador en el juego, jugador que no juega solo sino que se juega en la infinidad de los entes particulares que lo juegan y lo constituyen, por lo tanto, como juego…el Jugador esta en el juego, jugado participativamente por los infinitos jugadores que juegan en su interior y desde su interior, exteriorizándose en la mutualidad retroactiva de sus existencias participadas, constituyendo al Jugador que solo es posible y solo es concreto por sus posibilidades y concrescencias. Los entes participan fugazmente de la eternidad, es decir son la eternidad en tanto que participada fugazmente en ellos…lo cual implica que la eternidad solo subsiste por hallarse de tal modo participada. “Nadie puede evitar ese “jugar-con”.” Mas aun…NADA PUEDE EVITAR EL JUGAR-CON.

Anuncios

12 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Adolfo Albiol
    Nov 13, 2010 @ 15:35:56

    Me gusto mucho el articulo, parace que estubiera leyendo filosofia oriental, genial

    Responder

    • fernando-g
      Nov 13, 2010 @ 16:17:24

      Muchas gracias por el comentario. Estaré de acuerdo desde el principio en que al menos esta meditación se aleja de la tipica ontologia europea.

      Saludos, Fernando

      Responder

      • Eco H2O
        Nov 22, 2010 @ 01:45:35

        =========

        “El más elemental de los juegos es el vaivén…si, asi es, y puesto que el Cosmos es un eterno retorno el universo es, por ello, un juego, el juego de un inocente niño cósmico…el Universo es el Automovimiento.”

        “Los entes participan fugazmente de la eternidad, es decir son la eternidad en tanto que participada fugazmente en ellos…lo cual implica que la eternidad solo subsiste por hallarse de tal modo participada. “Nadie puede evitar ese “jugar-con”.” Mas aun…NADA PUEDE EVITAR EL JUGAR-CON.”

        ========
        Gracias Fernando: Todo muy interesante y para meditar bastante.

        Aunque seguramente esto que diré será una tontería, solo por no dejar de decir algo (jugar en este juego que nos invitas), digo:

        … La anticoncepción y/o antinatalismo, ¿ quizá sean maneras de evitarles a otros la pena de jugar a la vida?

        A mi, generalmente me gusta participar en juegos como basquetball, fútbol, carreras, etc. Sin embargo el juego de la vida me parece algo ridículo y preferiría evitarlo, para mi y para otros.

        ¿Será que a la mayor parte de los humanos les gusta ese juego de la vida y por eso juegan con la vida de sus descendientes?

        Seguramente soy de las raras excepciones, a quienes ese otro juego nos asusta y aburre.
        Pienso que ser únicamente parte del juego cósmico de los oleajes, de los vientos, de la luz, es mas que suficiente, pero la vida no la siento un buen juego, al menos la humana; la vida es solo una complicación fastidiosa.

        Eco_h2o
        < < < < <

      • fernando-g
        Nov 22, 2010 @ 02:06:19

        Veo que partes de la preocupación por la superpoblación mundial…y quizás más sutilmente por la idea de una futilidad de nuestra existencia…

        Pero el Juego Infinito se produce en nosotros también y lo producimos y aún si eligiéramos personalmente o a nivel de toda la humanidad el no jugar…esa elección sería paradojalmente solo un caso particular del gran juego…que no impediría que el juego continuara. Es decir, que no dejaríamos de jugar ni aún esforzándonos en hacerlo ni este esfuerzo disminuiría aquella posible constatación de futilidad.

        La solución parece ser jugar el juego encontrándole sentido. Pero eso, claro, no puede ser tan fácil.

        Saludos, F

  2. fernando-g
    Nov 17, 2010 @ 11:28:02

    El razonamiento analógico, que podemos considerar el más elemental de
    los razonamientos esta en directa conexión con la intuición analógica,
    es decir, los procesos de identificación y diferenciación perceptivos
    que se dan por debajo del rango conceptual, y de manera irreflexiva.
    Nuestras identificaciones y diferenciaciones conceptuales tienen un
    correlato en nuestras analogaciones perceptivas, es decir en nuestras
    identificaciones y diferenciaciones espontáneo-perceptivas. Este
    correlato entre los procesos pre-conceptuales de la percepción y los
    procesos conceptuales del pensamiento es lo que nos impide discernir
    fácilmente entre ellos. En fin…diré que la analogía es la intuición
    conceptual y nuestra confianza en el conocimiento que poseemos solo
    puede partir de la confianza que tengamos en que las identificaciones
    y diferenciaciones perceptivo-conceptuales que realizamos se
    correspondan con identidades y diferencias reales…esto es, que la
    realidad sea analógica.

    Responder

  3. Federico Volio
    Nov 24, 2010 @ 03:55:22

    La sistematización de la relación del jugar empuja la afirmación de que lo fugaz da sustento a lo eterno.
    Si lo separaramos (Lo fugaz de lo eterno) en dos planos uno superpuesto al otro. Sin continuidad ni siquiera un paralelismo análogico. Sin conforntarse
    como medio o fin. Lo fugaz sería siempre fugaz. Ausencia eterna de eternidad. Pues, lo eterno, sería ausencia eterna de lo fugaz. Entonces, lo fugaz es la ausencia de lo eterno. De tal modo que lo eterno no necesita de lo fugaz para ser tal. Y viceversa lo fugaz. Estamos hablando de un proceso o juego por separado. Porque rejuntarlos y restringirlo a una dependencia recíproca falsa. Simple lo fugaz es ilusorio. Lo eterno es raíz.

    Responder

    • fernando-g
      Dic 01, 2010 @ 13:45:51

      Yo prefiero decir que tu planteo es místico y no meramente metafísico, pues considero que la metafísica, que prefiero llamar ontología, no se limita de ningún modo a la versión mística. Por supuesto que dentro de la visión mística, como tu mismo sugieres, siempre se ha sugerido que la vía del conocimiento alternativo a la experiencia perceptivo-intelectual es la de alguna clase de intuición extraordinaria. ¿A qué clase de intuición te refieres? Te pregunto porque si desplazamos el norte de la cuestión desde la discusión de si es posible o no la experiencia de otra dimensión o de un portal hacia otra dimensión hacia la discusión de si es posible alguna clase de intuición que no sea perceptivo-intelectual, entonces estoy obligado a decir que entiendo imposible intuiciones fuera de lo perceptivo-intelectual. Por supuesto que es por ello que te pido la aclaración…¿A qué clase de intuición te refieres? ¿Cómo es posible tal clase de intuición?

      Por otra parte al escribir frases como…
      “El portal al que me refiero está dentro de uno mismo.Se refiere a un estado de conciencia superior que modifica lo incomprensible.Claro invisible a lo comprensible de esta dimensión.”
      …te pones en la posición del que está un poco más arriba que el resto de los pobres seres humanos que no han accedido a ese portal del que hablas con tal certitud…te pones en la posición del que comprende lo incomprensible y conoce lo incognoscible. Tal vez estás en esa posición…pero por ahora sigo preguntando.

      Un abrazo, F

      Responder

  4. fernando-g
    Nov 24, 2010 @ 14:53:27

    Lo eterno sin lo fugaz es lo mismo que la atemporalidad, lo fugaz sin lo eterno es lo mismo que el sin sentido, el caos sin restricciones duraderas…Si nos atenemos a la experiencia tal caos no se exhibe…vemos restricciones duraderas de los procesos que pueden incluso matematizarse…algunas con alcance notoriamente universal en su concepción como el máximo lumínico de la velocidad. Y ateniéndonos a la experiencia también lo eterno sin lo fugaz, es decir, lo atemporal, solo es un concepto irreal, fantástico, que no puede REALMENTE pensarse pues el pensamiento transcurre…y lo eterno ahora no es lo mismo que lo eterno AHORA.

    En cambio, es muy sencillo entender que AHORA ES SIEMPRE Y QUE SIEMPRE ES AHORA.

    Saludos y muchas gracias por tu comentario, F

    Responder

    • Federico Volio
      Nov 24, 2010 @ 16:08:22

      Agradecido de su respuesta. Discusión INTELIGENTE.
      Dio luz.
      Justamente yo le digo desde el principio de mi comentario:
      “Si lo separáramos (Lo fugaz de lo eterno) en dos planos uno superpuesto al otro. Sin continuidad ni siquiera un paralelismo análogico.”
      Justamente lo ETERNO es el SIN-TIEMPO
      Y no es irreal. ES OTRA DIMENSIÓN.
      El máximo lumínico de luminosidad del que habla es el portal.
      Abre la puerta a otra concepción de existencia.
      Lo que la mente con sus medios no pueda aprehender por las limitaciones de esta dimensión no se puede concluir con el rótulo de IRREAL. Que en definitiva es otra dimensión superior.
      Lo felicito por sus aporte para una mentalidad humana (Valga la redundancia) más elevada en la búsqueda de una civilización armónica.

      Responder

  5. fernando-g
    Nov 24, 2010 @ 16:36:32

    Mi postura no es mística sino atenida a los límites de la experiencia. Si afirmas, Federico, que hay un portal que conduce a otra dimensión…¡pues bienvenido sea el portal! Ahora bien…¿cómo distingues tu un portal fantástico del portal al que te refieres? La atinencia a la experiencia no desaparece por completo cuando se avanza hacia “lo que la mente no puede aprehender”…pues “lo que la mente puede aprehender” es un concepto, es decir, algo aprehendido intelectualmente.

    Saludos y gracias nuevamente, F

    Responder

  6. Federico Volio
    Nov 30, 2010 @ 17:03:37

    No se puede experimentar una dimesión inferior para descubrir una superior. Entramos en el umbral de la FE. Claro es METAFÍSICO lo
    que le planteo, modestamente desde mi punto de vista, por una INTUICIÓN
    de origen y fin, desconocidos, correspondientes a otra dimensión.
    En lo más profundo del inconsciente quizá esté la respuesta.
    El portal al que me refiero está dentro de uno mismo.
    Se refiere a un estado de conciencia superior que modifica lo incomprensible.
    Claro invisible a lo comprensible de esta dimensión.
    Que tal si la luz es tan intensa como para trasmutar nuestras enegías en otra concepción del SER.

    Responder

  7. fernando-g
    Dic 01, 2010 @ 13:45:27

    Yo prefiero decir que tu planteo es místico y no meramente metafísico, pues considero que la metafísica, que prefiero llamar ontología, no se limita de ningún modo a la versión mística. Por supuesto que dentro de la visión mística, como tu mismo sugieres, siempre se ha sugerido que la vía del conocimiento alternativo a la experiencia perceptivo-intelectual es la de alguna clase de intuición extraordinaria. ¿A qué clase de intuición te refieres? Te pregunto porque si desplazamos el norte de la cuestión desde la discusión de si es posible o no la experiencia de otra dimensión o de un portal hacia otra dimensión hacia la discusión de si es posible alguna clase de intuición que no sea perceptivo-intelectual, entonces estoy obligado a decir que entiendo imposible intuiciones fuera de lo perceptivo-intelectual. Por supuesto que es por ello que te pido la aclaración…¿A qué clase de intuición te refieres? ¿Cómo es posible tal clase de intuición?

    Por otra parte al escribir frases como…
    “El portal al que me refiero está dentro de uno mismo.Se refiere a un estado de conciencia superior que modifica lo incomprensible.Claro invisible a lo comprensible de esta dimensión.”
    …te pones en la posición del que está un poco más arriba que el resto de los pobres seres humanos que no han accedido a ese portal del que hablas con tal certitud…te pones en la posición del que comprende lo incomprensible y conoce lo incognoscible. Tal vez estás en esa posición…pero por ahora sigo preguntando.

    Un abrazo, F

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: