La regla de la simplicidad abductiva

En su obra “Los métodos actuales del pensamiento” Bochenski entiende que la regla de la simplicidad, la llamada regla o navaja de Ockham, se puede enunciar como sigue: “Si dos hipótesis explican un enunciado dado, debe escogerse la más sencilla.” Es un enunciado simple, adecuado, pero al presentarlo Bochenski cree estar refiriéndose específicamente al razonamiento inductivo, a la inducción. Pero ésta es solo una generalización más o menos cristalina basada en la simple consideración de que lo que se ha dado en varios casos podrá darse en todos los casos posibles mientras que el establecimiento de una hipótesis, la inferencia de una hipótesis a partir de un grupo cualquiera de datos a los que se quiere explicar, es decir, para los cuales se quiere encontrar un esquema explicativo que los abarque como sus consecuencias particulares, no es necesariamente una generalización.

Ejemplo: Si todos los veranos de nuestra vida hemos visto llegar a los cisnes a la laguna de los Patos podemos inducir, realizando una simple generalización, que ellos seguiran llegando siempre…esto es una inducción. Pero si vemos un cisne en la laguna, solitario, y esto no es un caso más de una serie de acontecimientos sino un hecho singular que nos extraña, podemos suponer, establecer la hipótesis, de que no ha seguido a su bandada porque se encuentra herido, o porque ha envejecido, o…y todo esto ya no es inducción sino una inferencia de hipótesis atinente a un hecho totalmente aislado. Con este ejemplo ha quedado clara, supongo, la posible distinción entre una inferencia de hipótesis y una inducción, pero debemos aclarar también que una inducción es un caso particular de inferencia de hipótesis. ¿Qué nombre sencillo podemos dar a la inferencia de hipótesis? Partiendo de Peirce, podemos darle el nombre de ABDUCCIÓN. Aclarado el error de Bochenski podemos decir que la regla de la simplicidad, tal y como la enuncia dicho autor, es aplicable a la ABDUCCIÓN en todas sus formas y no solo al caso muy particular de abduccion que constituye la inducción, que por otra parte no requiere de ella más que de un modo muy formal.

A continuación veamos que dice Bochenski sobre la necesidad de la regla de simplicidad: “Que a menudo se nos da una clase indefinida de hipótesis, se puede mostrar con el siguiente ejemplo: consideremos tres puntos en un plano…y busquemos una curva sobre la que puedan colocarse. La función matemática correspondiente será la hipótesis explicatoria, pues de ella se deducirán las coordenadas de los tres puntos. Se ve al instante que existe una serie indefinida de tales curvas…En esta caso debemos elegir la (recta), por ser la más sencilla.” A través de este ejemplo Bochenski exhibe el carácter potencial que tiene el razonamiento abductivo. Hay un campo de posibles e indeterminadas hipótesis en todas las cuales los datos considerados pueden ingresar como casos particulares y deducibles a posteriori, un campo de posibilidades que es el campo en que se ejerce la libre especulación creadora de hipótesis, especulación libre que al quedar sometida a los límites de los datos concretos que debe explicar pierde su carácter disperso e infructuosamente imaginativo.

A partir de esta consideración podemos definir la abducción como la especulación libre ejercida sobre el panorama de ciertos datos que se quieren englobar en un esquema conceptual que los explique, esto es, en el cual dichos datos ingresen como casos particulares y derivados. Cuando la especulación acepta restringirse a lo dado y se amolda a los principios lógicos, ella se vuelve razonamiento abductivo, y si además aquellos datos son hechos concretos, datos de nuestra experiencia directa y no obtenidos por el libre juego de la comunicación o el pensamiento imaginativo, entonces la abducción pasa a ser nuestra esencial forma de razonar acerca de lo real en la medida en que abduciendo es como teorizamos, es decir, lanzamos teorias, hipótesis, sobre la incertidumbre del universo. Popper, a este respecto, consideraba que el cómo se obtuvieran las hipótesis no era importante desde el punto de vista metodológico científico pero en virtud de lo que aquí queda dicho quizás seria muy fructuoso profundizar todo lo posible en las características del razonamiento abductivo.

Si tomamos con pinzas lo que afirma Bochenski acerca de la inducción de un modo equívoco y lo aplicamos a la abducción podemos decir, y con esto cierro este escrito, que una hipótesis o esquema explicativo no solo puede elegirse entre otros por su grado de simplicidad, es decir, por su economía de supuestos inexperimentables o incomprobables, sino además a partir de su sistematización o compatibilidad con otros esquemas que ya se encuentren firmemente asentados. Claro que la incompatibilidad con esquemas explicativos ya rutinarios no implica necesariamente que el nuevo esquema sea inaplicable, pues su aplicación es en relacion a los datos y no a los otros esquemas con los cuales no se sistematiza…si hay aplicabilidad, si el esquema no falla pero se mantiene incompatible con respecto a otro que tampoco falla, esta incompatibilidad no obliga a descartar ninguno de ambos esquemas.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. fernando-g
    Nov 17, 2010 @ 11:24:44

    Ciertamente la complejidad de una hipótesis crece en su
    posibilidad proporcionalmente al crecimiento de la complejidad de los
    datos, pero no es la hipótesis la que complejiza los datos sino los
    datos los que complejizan la hipótesis, y la regla de la simplicidad
    atiende simplemente al hecho de que la complejidad de la hipótesis no
    debe ir mas allá de la necesaria para hacer comprensiva la complejidad
    de los datos.

    Para la hipótesis de que la Tierra es plana se requiere una
    incapacidad notoria de lectura y observación, por ejemplo, y solo
    puede sostenerse si ni siquiera se ha visto un barco perderse en el
    horizonte marítimo o un eclipse de luna. Pero al agregar estos datos a
    la consideración hipotética la hipótesis de “planidad” terrestre cae
    meteoríticamente.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: