La crueldad analítica

En primer lugar, la etimología: Lysis= disolución (en el sentido de rotura, destrucción). Ana = separación. En segundo lugar, si consideramos que el pensamiento es acción previa a la concreta, acción-teoría o pre-prehensión de la realidad en el sentido de que el cerebro es la anticipación de la mano, el análisis existe no solo a nivel teórico sino a nivel fáctico. Hay pues un análisis pensante y un análisis concreto. Y ¿en qué consiste la analítica fáctica, la analítica concreta que ejerce el ser humano en su mundo? Podemos traer a colación muchos verbos: cortar, pinchar, fijar, recortar, separar, pulverizar, descuartizar, despedazar, tasajear, macerar, machacar, triturar, arrancar, etc.

El análisis pensante, teórico, aunque nos parezca en principio de inocua concatenación emocional no carece de las emociones, sutilizadas y sublimadas por supuesto, que acompañan a aquel factum análitico que se expresa en aquellas acciones que son típicas de cualquier carnicero de barrio. Y ¿cuáles son esas emociones? Son todas aquellas que bullen cuando nos ensañamos con algún trozo desprendido a la fuerza de la realidad, emociones emparentadas todas con la crueldad, es decir con el gozo de la destrucción mas o menos gratuita. Todos los seres humanos podemos pensar divergentemente en el sentido del análisis o de la síntesis, pero la persistencia en uno u otro sendero dice y mucho acerca de nuestra educación sentimental.

Los alemanes siempre fueron expertos en analizar, analizar, analizar, y ello se reflejó no solo en su modo de filosofar sino también en su modo de exterminar. El pueblo griego en cambio es no solo notable por su intención sintética sino también por su emocionalidad poética, que relegaba la crueldad al plano de lo trágico.

Anuncios

11 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Mauricio Langon
    Nov 16, 2010 @ 19:32:43

    Querido Fernando:

    ¡Qué ritmo! Mi capacidad de lectura no da para tanto… Sólo leí este último aporte.

    ¡No querrás que lo analice, claro!

    Tu análisis me pareció muy interesante y sugestivo.

    ¡Vamo’ arriba!

    Un abrazo

    Mauricio

    Responder

    • fernando-g
      Nov 17, 2010 @ 01:49:56

      Gracias, Mauricio, es un honor para mi recibir en este ámbito de publicación tan personal un comentario de un filósofo uruguayo que ya debería haber sido consagrado mucho más de lo que ha sido. Espero, claro, más comentarios tuyos en el futuro.

      Saludos, F

      Responder

  2. Aldo Mazzucchelli
    Nov 17, 2010 @ 19:46:51

    No sé de dónde puede salir apoyo a la idea que los alemanes, con sus idealistas y sus románticos, son analíticos… Su filosofía los muestra como sintéticos. Hegel, Marx, Luhmann, por citar solo tres de los grandes (podría agregar Sloterdijk y muchos otros…) son claramente pensadores sintéticos, creadores de sistemas en donde el genio que sobresale es deductivo y sintético. Intuyen leyes y derivan sistemas. En cambio, son analíticos Locke, o Descartes, o Derrida –y en general todo el estructuralismo y el posestructuralismo, y en general el genio francés siempre ha sido analítico antes que nada– como también lo fueron los formalistas rusos, por ejemplo. En cuanto a los griegos, no hay nada más analítico que Aristóteles… En cambio es cierto que Platón y sus poetas son sintéticos –y poéticos. Los poetas siempre son sintéticos, ¿no?

    Responder

  3. fernando-g
    Nov 17, 2010 @ 20:26:41

    En realidad, Aldo, no pretendía clasificar a los filósofos en analíticos y sintéticos…o a las corrientes filosóficas o aún a las culturas filosóficas. Pero, veamos…considera el desarrollo de la Lógica de Hegel…

    Por más que Hegel aspire al sistema no lo hace en los términos de una síntesis experimental sino por el contrario tratando de reducir toda la experiencia humana y natural a la experiencia lógica. El esfuerzo de Hegel es un esfuerzo de reducción a unas cuantas categorías lógico-ontológicas…de la realidad en su totalidad, empezando por la más abstracta de ellas…el ser…Decir que este es un esfuerzo de síntesis es aceptar junto con Hegel que la esquematización, que en realidad es un procedimiento analítico (una reconstrucción en los términos de una composición de partes), es un procedimiento cabal para comprender sintéticamente la realidad.

    O vayamos a Kant…el gran gesto de este filósofo alemán es dar una gran cuchillada para seccionar en dos a la razón, dejando caer a un lado del tajo a la razón pura y al otro lado a la razón práctica. Es decir, el mayor gesto filosófico de Kant es un gesto analítico, sea cual sea la necesidad que haya visto en ello.

    Yo no identificaría a los creadores de sistemas con espíritus sintéticos pues un sistema presentado como acabado y definitivo puede muy bien ser un esquema relativamente sencillo, una sencilla composición de un conjunto breve, finito, de conceptos más o menos abstractos que han sido reunidos después de un esfuerzo analítico de reconocimiento.

    En realidad, el esfuerzo sintético tiene que implicar siempre un inacabamiento de la síntesis porque la realidad es infinita y cualquier composición de conocimientos que hagamos de ella solo puede ser precario. En la filosofía alemana la ambición de clasificar analíticamente lo estudiado, realizar una anatomía del objeto de estudio para luego tratar de reconstruir el objeto en un sistema objetivo…es una constante, quizás bajo la tremenda influencia de Kant…y yo veo esta actitud muy lejos de una actitud sintética…que más bien caracterizó a Nietzsche, una rara avis en el panorama intelectual alemán que osó renegar de la influencia kantiana. ¡Bueno! ¿Cómo no llegar a renegar de un filósofo que en su Analítica Trascendental llega a la conclusión de que el entendimiento humano es una maquinita categorial?

    Gracias por tu comentario.

    Un saludo cálido, F

    Responder

  4. fernando-g
    Nov 17, 2010 @ 20:37:15

    De nuevo, para mayor claridad, debo decir que no pretendí clasificar a los alemanes como analíticos…es imposible que cabeza humana alguna pueda ser privativamente analítica o sintética. Lo que dije es que los alemanes, más allá de sus aptitudes y actitudes sintéticas (que no niego por falsa oposición) han sido siempre muy buenos en la tarea de clasificar, analizar, esquematizar, reducir, abstraer, separar, distinguir, etc.

    Saludos, F

    Responder

  5. fernando-g
    Nov 17, 2010 @ 21:57:16

    Me quedé pensando un buen rato en la cultura alemana…básicamente la nacida del esfuerzo romántico-nacionalista…me puse a buscar…

    Goethe, se puede decir, es el máximo representante del esfuerzo sintético y poético alemán. ¿Puede hallarse en él esa exhaustividad del análisis que ninguna mística holística pudo borrar? Bueno…resulta que además de un gran poeta filosofante Goethe fue un entusiasta espíritu disecador de realidades en los ámbitos de la química, de la botánica, la mineralogía…y, no puede ser casualidad, la anatomía humana. Encontré un artículo que aquí enlazo…

    http://www.elmalpensante.com/index.php?doc=display_contenido&id=1687

    …en el que podemos leer:

    Goethe, era al mismo tiempo un investigador científico de la más variada curiosidad. Un día, en Jena, dedicado a la disección anatómica en el hospital de la ciudad, realiza un descubrimiento que hoy estudian todos los futuros médicos del mundo sin saber que fue el autor de Fausto el primero en encontrar cierta pieza de nuestro esqueleto.

    Esa misma noche de su descubrimiento, exaltado, Goethe le escribe a Herder: “He encontrado no oro ni plata sino, ¡oh maravilla!, el hueso intermaxilar del ser humano. Me puse sobre la pista comparando cráneos humanos con cráneos de animales y, de repente, lo hallé … ¡Seguramente mi descubrimiento te causará el mayor placer, pues este hueso intermaxilar constituye, por así decirlo, la piedra angular del ser humano; no obstante haberse buscado en vano, estaba allí!”.

    Como complemento, estimado Aldo, dejo este otro enlace a un texto que me ha ilustrado detalladamente sobre la Naturphilosophie;

    http://www.gonzlezrecio.com/bionomos/textos/Publicaciones/DEscarpa/txt2.pdf

    Responder

  6. fernando-g
    Nov 17, 2010 @ 22:23:43

    Una aclaración importante:

    “El hueso intermaxilar había sido ya descrito por Vesalio en el siglo XVI. Posteriormente se olvidó
    y fue redescubierto de forma independiente por Vicq d´Azyr y por Goethe en 1784. Cf. C. U. M. Smith,
    El problema de la vida, Madrid, Alianza, 1977, p. 307.”

    Responder

  7. Aldo Mazzucchelli
    Nov 17, 2010 @ 23:37:49

    Entiendo, todo esto es un juego, y lo mismo fue mi comentario, Pero si mirás globalmente tu texto (a todos nos pasa, el árbol y el bosque) el resultado general (que no dudo es distinto de tu discurrir inicial) resulta, en grueso: análisis:crueldad:alemanes. Son los términos principales del breve fragmento.
    A Kant no lo he mencionado, naturalmente es un temperamento fundamentalmente analítico. Digo “temperamento” a propósito, porque si nos ponemos a analizar… precisamente, siempre se encuentra el doble movimiento de análisis y síntesis (como en Goethe y como en todos, incluso en los más extremadamente analíticos, incluso en un pre-alemán ultraanalítco como Leibnitz). Pero pensá esto: Hamman, Herder, Schiller, Goethe, Schopenhauer, Wagner, Nietzsche, Heidegger… y los ya mencionados. No te estoy refiriendo a gente menor, sino a la columna vertebral del pensamiento y la cultura alemanas. Y habría muchos más si, como en el caso de Wagner, nos ponemos a agregar artistas que pensaban… Insisto: en esto del temperamento, que lo hay, los analíticos son los franceses y algunos ingleses (y no en vano la línea de “filosofía analítica” es precisamente anglo en su origen y principal desarrollo). Abrazo

    Responder

  8. fernando-g
    Nov 18, 2010 @ 18:19:32

    Es que yo siempre me pregunté como es que los alemanes pudieron ser tan metódicos, tan “científicos” a la hora de exterminar. Es imposible atribuir esa cirscunstancia a la totalidad de la cultura alemana pero si es posible atribuirla a algún aspecto de la cultura alemana. Sin desdeñar para nada que en Alemania como en cualquier otro parte de este mundo humano la búsqueda de síntesis cognoscitivas ha sido un hecho, me atreví a sugerir que para llegar a tal situación de horror analítico, de crueldad desatada, era necesaria una capacidad de análisis notoria en la mentalidad alemana de la época. Tu sostienes que existe cierta vertebralidad en una supuesta línea de “temperamentos sintéticos” desde Herder a Nietzsche pasando por Schopenhauer y yo solo sostengo que aún si existiera esa vertebralidad ello no quita que en tales filósofos y en muchos otros filósofos e intelectuales alemanes la crueldad analítica fuera una característica notoria.

    Con respecto a si la filosofía analítica es originalmente inglesa o francesa pues voy a discrepar PARCIALMENTE. Para empezar Wittgenstein, su principal mentor, es notoriamente de ascendencia alemana aunque terminó sus días en Inglaterra, e incluso si tratamos de encontrar las raíces de la lógica matemática, que dio pie a la filosofía analítica nos encontramos con el muy influyente Gottlob Frege, del que incluso se llega a decir que fue padre de esa linea filosófica (aquí encontré un material interesante sobre Frege: http://e-spacio.uned.es/fez/eserv.php?pid=bibliuned:Endoxa-1993B20CDC83-06C1-A339-433B-EC1130121480&dsID=frege_contra.pdf ). Sin embargo, diré que la filosofia analítica surgió en un intercambio continuo entre pensadores ingleses y alemanes en el que los ingleses terminaron teniendo preponderancia quizás por el ascendiente notorio que tuvieron en Inglaterra Bertrand Russell y Alfred Whitehead (directamente influidos por Frege) y la simultánea caída de Alemania en dos guerras mundiales y el delirio nazi.

    Con respecto a Schopenhauer, filósofo por cuya obra he estado interesado especialmente, yo lo considero y el mismo se consideraba así un continuador crítico de Kant hasta el punto de que su interpretación de la realidad presente en “El mundo como voluntad y representación” presenta el mismo corte analítico que hallamos en Kant entre voluntad-praxis y representación-teoría, aunque con un evidente intento no ya de síntesis sino de reducción de ambos aspectos a la supremacía del primero: la voluntad. El pasaje desde Schopenhauer a Nietzsche, en cambio, es notoriamente un salto, una negación, una superación, incluso en el estado de ánimo filosófico que ambos representan. Incluso sigo pensando que Nietzsche es un esclarecido, un rebelde, un caso aparte en la cultura alemana…acá hay un texto de Borges que lo muestra en parte como tal…
    http://www.lamaquinadeltiempo.com/temas/filosofia/borges01.htm

    Con respecto a Marx, que mencionastes antes, el realizó un terrible acto de seccionamiento analítico al reducir todo el panorama político a una dicotomía entre burgueses y proletarios (mira este texto: http://www.ucm.es/info/bas/es/marx-eng/47mpc/i1.htm ) ¿No fueron incontables los que murieron al estrellarse contra el muro de esta dicotomía innecesaria? Si uno quiere encontrar opresores el primer lugar donde debe buscar es en el espejo.

    Como curiosidad tenemos este extraño caso en que un libro infantil fue pensado por un alemán desde…la crueldad extrema…
    http://es.wikipedia.org/wiki/Struwwelpeter

    Un saludo cálido, Fernando

    Responder

  9. Aldo Mazzucchelli
    Nov 18, 2010 @ 20:25:39

    No hay que confundir la decisión de matar de modo masivo, con la tecnología que se use para hacerlo. Nadie ha dudado nunca de que los sajones (alemanes e ingleses y otros nórdicos) tienen genio técnico. Y muy superior a los demás grupos humanos, por cierto. Pero lo que asesina masivamente no es la tecnología sino el espíritu, yo diría que es la borrachera de la Razón (sea iluminista como en Hiroshima o posromántica como en Auschwitz, Siberia o los paredones de fusilamiento en La Habana). Marx es también de ese palo, es parte de la reacción utopista que es contracara “negativa” (no en el sentido valorativo) del Iluminismo, sólo que después de 1848 a varios ex utopistas les llegó la hora de ponerse a producir en un nivel más “serio” (es el caso de Wagner, y es el caso de Marx, que se puso a escribir El Capital, entre otros). Una vez más, no es una cuestión de analizar y sintetizar, porque no hay una cosa sin la otra, sino de temperamentos, de predominios, único sentido en el cual cualquier conversación generalizadora como esta puede tener algún contenido. No hay duda que Schopenhauer viene desde Kant, pero precisamente viene de hacer la crítica de la forma de entender el concepto de causalidad en Kant. Y precisamente, de criticarlo porque, por análisis fuera de límites en Kant, ese concepto sirve para postular la existencia de una cosa en sí que está a la vez fuera de toda experiencia (y para Schopenhauer y otros críticos ese es un uso absurdo de tal concepto, que considera inválido). O sea que Schopenhauer en cierto modo nace de la crítica al llevar lo analítico a lo extremo que es propia de Kant.

    Responder

  10. fernando-g
    Nov 19, 2010 @ 03:45:52

    ¿Cuál puede ser el límite que permita la distinción clara y terminante entre el espíritu y sus máquinas? Desde mi punto de vista el espíritu, es decir, el ser humano, ya que no veo que pueda sostenerse a cabalidad la existencia de algún otro ser espiritual, es de naturaleza técnica, es decir, la técnica no es para él un accesorio sino constitutiva. Sin la técnica, sin sus instrumentos y máquinas el ser humano no podría subsistir como tal. Por lo tanto no se trata, pienso yo, de si confundimos o no la tecnología con el espíritu implementador…porque al fin y al cabo la tecnología es LA IMPLEMENTACIÓN de los proyectos del espíritu sobre la naturaleza tomada como material de sus manipulaciones. De este modo no es contradictorio el hecho de que la exaltación de la pureza espiritual en Europa, que podemos encontrar en los filósofos alemanes claramente, vaya de la mano de una exaltación de aquello que es inherente a lo espiritual, a lo humano, es decir, una exaltación de la técnica, de lo mecánico. En realidad el término “tecnología” expresa mucho más que el término “técnica” pues muestra la inserción lógica-mental-espiritual declarada, militante, de la técnica en el maquinismo europeo. Mientras que la técnica en las culturas no europeas era simplemente un aspecto más del patrimonio cultural en la cultura europea pasa a ser un aspecto consagrado dentro del panorama de exaltación espiritual cristiana que no solo sacralizaba al espíritu sino que lo reclamaba PURO.

    Si consideramos lo que acabo de escribir y tenemos en cuenta que el maquinismo exige el desarrollo de la capacidad de análisis al propulsar el sometimiento de la naturaleza en su totalidad, incluyendo la propia naturaleza humana a través del estudio anatómico o la esquematización lógica del pensamiento, a la disección en los términos de piezas destinadas a su composición maquínica, no solo no son contrarios a la profusión del análisis sino que son consecuentes con ella los intentos espiritualistas de abarcar a la totalidad de lo real en una visión esquemática omnicomprensiva.

    Si se quiere la cultura alemana realizó los dos movimientos necesarios para engendrar el totalitarismo técnico, denominación que se me acaba de ocurrir para el fenómeno nazi. Por un lado avanzó en el sentido de una afirmación de la tecnología como instrumento de disección de lo natural y construcción del campo maquínico y por el otro en el sentido de un intento constante de consumar la supremacia de lo espiritual puro, es decir, del propio ser humano, sobre toda la realidad, implementando para ello insistentemente explicaciones esquemáticas totales. A la cultura inglesa, si hemos de comparar, no le faltó el primer movimiento, el movimiento de la afirmación tecnológica…partiendo de la misma atmósfera de búsqueda de lo espiritual puro que encontramos en las mentes de Berkeley o de Boole tanto como en las de Goethe o Fichte…pero en lugar de desenvolver el segundo movimiento, que la hubiera conducido similarmente al totalitarismo técnico, desarrolló, como es posible notar en las obras de Hume o de Russell, una actitud escéptica, crítica, desconstructiva de totalidades o purezas.

    Aquí en mi biblioteca tengo un libro titulado “La religión de la tecnología” cuyo autor es David F. Noble. En el puedo leer sobre el inglés Boole…

    “Hombre intensamente religioso (anglicano con tendencias unitarias, como Newton), Boole trató inicialmente de formar parte del clero; sin embargo la muerte de su padre le obligó a buscar empleo como profesor. Como Descartes, Boole creía que el pensamiento humano era el enlace de la humanidad con lo divino y que, en consecuencia, LA DESCRIPCIÓN MATEMÁTICA DE LOS PROCESOS MENTALES humanos era al mismo tiempo una revelación de la mente de Dios”

    En esta frase acerca de Boole se sintomatizan al mismo tiempo los comienzos de la filosofía analítica y el éxito maquínico inglés…y el purismo espiritual apuntando a una revelación total de lo divino, es decir, de la verdad absoluta, mediante la explicación esquemática (en este caso la búsqueda de un registro del pensamiento humano en los términos de su álgebra binaria). Claro que el propósito espiritualizante de Boole pronto se perdió entre los ingleses a causa del escepticismo impreso en su espíritu por obras fuertemente desestructuradoras de totalidades como la de Hume (contra cuya acción corrosiva procedió, claro, el muy cristiano y alemán Kant).

    Pero hay algo más que cristianismo en general enlazando a la cultura inglesa con la alemana…debemos recordar el papel formador de ambas culturas que tuvo el protestantismo…es decir, la ascendencia que tuvo sobre ambos pueblos, el inglés y el alemán, la mente de Lutero. Y Lutero, hay que recordarlo, es un purista de la religión, un propulsor fanático del purismo espiritualista cristiano. En lugar de una ligazón étnica como modo de explicar la capacidad analítica comunmente atribuible a ambas culturas yo abogo por esta explicación menos antropológica y más histórica…el protestantismo constituyó el ambiente educativo que determinó una similar conformación del carácter y la emotividad de ingleses y alemanes. Pero, ¿qué relación hay entre el purismo protestante y el desarrollo de la capacidad analítica? Bueno…el cristianismo de esa época era fuertemente castrador del erotismo y dejaba espacio en lugar de ello a la estimulación de los impulsos sadomasoquistas más o menos sublimados…es decir, a una formación emocional-sentimental cruel (estoy recordando aquí la denuncia intensa que hizo de la educación familiar cristiana castradora alemana el gran Wilhem Reich…aquí hay un texto suyo al respecto…http://www.avizora.com/publicaciones/psicologia/textos/0096_familia_autoritaria.htm). Y bueno…según la breve tesis de mi artículo, es la formación sentimental-emocional lo que define la inclinación más o menos pronunciada de los intelectos hacia la crueldad analítica…el análisis intelectual, lejos de ser aséptico, meramente “objetivo”…como se pretende tantas veces, requiere, para su profundización y mayor éxito…de una constitución mental cruel…y esa constitución fue cultivada profunda y sistemáticamente bajo la égida del protestantismo. Con esto quizás me acerco bastante a la hipótesis de Max Weber en torno a la relación entre protestantismo y capitalismo.

    De paso…quiero compartir contigo este texto que encontré mientras trataba de encontrar respuestas…y que ilumina intensa y muy interesantemente la cuestión no ya solamente de la crueldad nazi sino de la crueldad europea en general…con sus muchos genocidios y guerras exterminadoras…

    http://emanzipationhumanum.de/downloads/violencocc.pdf

    Un saludo cálido, F

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: