La sencillez radical de Einstein

¡Con cuánta sencillez era capaz este hombre, Einstein, de llegar a la radicalidad en sus afirmaciones!…Por eso he decidido hacer algunos comentarios.

MI VISIÓN DEL MUNDO ALBERT EINSTEIN Escrito en 1930. Publicado en inglés en 1931, en el tomo 13º de “Living Philosophies” (New York).

“Pienso mil veces al día que mi vida externa e interna se basa en el trabajo de otros hombres, vivos o muertos. Siento que debo esforzarme por dar en la misma medida en que he recibido y sigo recibiendo.”

Comentario:

La idea de mérito remite muchas veces a nuestro propio esfuerzo y su recompensa pero mas allá de esta inmediatez surge esta cuestión: la de que todos nuestros esfuerzos y recompensas no serían posibles sin el concurso de la comunidad que los alimenta y sostiene…de modo que todo mérito individual es un mérito mediado por lo que ameritamos en ello, esto es, no se trata tanto de obtener recompensa sino de compensar lo que se nos ha brindado. Entre la compensación que brindamos por lo que recibimos y la recompensa de lo que hemos brindado hay un juego de solidaria interacción que solo el ignorar en mayor o menor grado la virtud de la devolución y la de la recompensa, la gratuidad gozosa que hay en ello, es lo que hace posible que seamos mutuamente despiadados. Lo justo aqui es tratar siempre de dar más de lo que se cree recibir y esto se logra, principalmente, creciendo personalmente hacia el mérito.

“Me siento inclinado a la soledad, oprimido muchas veces por la impresión de necesitar del trabajo de los otros. Pues no me parece que las diferencias de clase puedan justificarse: en última instancia reposan en la fuerza. Y creo que una vida exterior modesta y sin pretensiones es buena para todos en cuerpo y alma.”

Comentario:

Estupendo, estupendo. Conscientes ya, como Einstein, de la relación de merito entre lo que brindamos y lo que nos brindan, cabe pensar que cuanto menos exijamos a los demás menos expuestos estaremos a nuestra propia autoexigencia. Si somos sobrios en nuestro querer, si queremos poco pero ricamente dentro de los límites de alguna clase de frugalidad mental y corporal, entonces no somos injustos o somos lo menos injustos posibles con los que nos otorgan su vida y podemos hallar mas fácilmente una tranquila satisfacción por no tener que exigirnos más de lo que podemos para compensar lo que se nos ha otorgado…a menos que actuemos, claro, cruelmente, peor que animales de rapiña.

“No creo en absoluto en la libertad del hombre en un sentido filosófico. Actuamos bajo presiones externas y por necesidades internas. La frase de Schopenhauer: “Un hombre puede hacer lo que quiere, pero no puede querer lo que quiere”, me bastó desde la juventud.”

Comentario:

Aquí vemos la profunda influencia de Schopenhauer sobre Einstein, influencia que, estimo personalmente, ha llegado a su teoria de la relatividad general directamente desde “El mundo como voluntad y representacion” y se manifiesta con fuerza indeleble en ese determinismo fatalista al cual, como Schopenhauer, nunca renunció.

“No tiene sentido preocuparse por el sentido de la existencia propia o ajena dese un punto de vista objetivo. Es cierto que cada hombre tiene ideales que lo orientan. En cuanto a eso, nunca creí que la satisfacción o la felicidad fueran fines absolutos.”

Comentario:

¿Leemos a Einstein o leemos a Schopenhauer a traves de Einstein, en esta frase?

“La vida me habría parecido vacía sin la sensación de participar de las opiniones de muchos, sin concentrarme en objetivos siempre inalcanzables tanto en el arte como en la investigación científica. Las banales metas de propiedad, éxito exterior y lujo me parecieron despreciables desde la juventud.”

Comentario:

Einstein se perfila aqui dentro del ideal del sabio desinteresado, y por lo tanto dentro del desinterés que recomendaba Schopenhauer como contraposición del espiritu a las veleidades de la voluntad ciega. Por supuesto que aqui no hay que ignorar la tendencia genial hacia lo contemplativo, que aleja de lo concreto para remitir a la verdad asintótica y soñadamente bella.

“Nunca pertenecí del todo al Estado, a la Patria, al círculo de amigos ni aún a la familia más cercana. Si siempre fui algo extraño a esos círculos es porque la necesidad de soledad ha ido creciendo con los años.”

Comentario:

Un alma declara su independencia cuando declara su necesidad de soledad, cuando se aparta de la fricción rebañera para abrir su propio camino original.

“Mi ideal político es la democracia.”

Bah…..

“Sé, claro está, que para alcanzar cualquier objetivo hace falta alguien que piense y que disponga. Un responsable. Pero de todos modos hay que buscar la forma de no imponer a dirigentes. Deben ser elegidos.”

Comentario: Con lo cual ya esta Einstein a punto de afirmar que aquel ideal es problemático. Se necesitan responsables…y la mayoria no es casi nunca responsable a no ser si es educada para ello.

“Para hablar con propiedad, el Estado no puede ser lo más importante: lo es el individuo creador, sensible. La personalidad. Sólo de él sale la creación de lo noble, de lo sublime. Lo masivo permanece indiferente al pensamiento y al sentir.”

Comentario:

Si, claro…¿pero como sostener el valor de lo personal, de lo destacado, de lo jerárquico, si queremos aplanar la vida segun los requisitos de la masa, de la mayoria arrebañada alrededor de la demo-demagogia? No se trata de democracia…se trata de república, siendo democrática.

“Con esto paso a hablar del peor engendro que haya salido del espíritu de las masas: el ejército al que odio. Que alguien sea capaz de desfilar muy campante al son de una marcha basta para que merezca todo mi desprecio; pues ha recibido cerebro por error: le basta con la médula espinal. Habría que hacer desaprecer lo antes posible a esa ancla de la civilización. Cómo detesto las hazañas de sus mandos, los actos de violencia sin sentido, y el dichoso patriotismo. Qué cínicas, qué despreciables me parecen las guerras. ¡Antes dejarme cortar en pedazos que tomar parte en una acción tan vil!”

Comentario:

Todas las guerras no son más que un camino para demostrar la inutilidad de las guerras…un camino que sin embargo aun no ha conducido a la demostración esperada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: