El proceso asíntotico de la verdad

“Así, pues, el entendimiento finito no puede entender con exactitud la verdad de las cosas mediante la semejanza. La verdad no está sujeta a más o menos, consistiendo en algo indivisible, a lo que no puede medir con exactitud ninguna cosa que no sea ella misma lo verdadero; como tampoco el círculo, cuyo ser consiste en algo indivisible, puede medirle el no-círculo. Así, pues, el entendimiento, que no es la verdad, no comprende la verdad con exactitud, sin que tampoco pueda comprenderla, aunque se dirija hacia la verdad mediante un esfuerzo progresivo infinito; al igual que ocurre con el polígono con respecto al círculo, que sería tanto más similar al círculo cuanto que, siendo inscrito, tuviera un mayor número de ángulos, aunque, sin embargo, nunca sería igual, aun cuando los ángulos se multiplicaran hasta el infinito, a no ser que se resuelva en una identidad con el círculo. Es evidente, pues, que nosotros no sabemos acerca de lo verdadero, sino que lo que exactamente es en cuanto tal, es algo incomprensible y que se relaciona con la verdad como necesidad absoluta, y con nuestro entendimiento como posibilidad ”

Nicolas de Cusa

Si entendemos la verdad como un valor que atribuimos a nuestras afirmaciones y negaciones y no como una entidad o una cualidad de los entes…si no sustantivamos la verdad sino que la conservamos en su caracter de valoración, de cualificación de nuestros juicios…si consideramos la verdad como el grado en que nuestros discursos captan lo real, entonces, puesto que somos finitos y la realidad es infinita tal vez no en extensión pero si infinita en intensión, cualitativamente infinita, entonces la realidad solo nos es accesible de un modo finito y la verdad que alcanzamos es siempre una parcial y amplificable verdad. El conocimiento es finito pero la aventura del conocer es infinita.

La unica diferencia que puedo señalar con respecto a la manera en que Nicolas de Cusa entendía la verdad ya está planteada…él entendía la verdad como un máximo DADO, como una realidad, como un ente allí afuera, como la VERDAD. Digamos que él no solo afirmaba que la verdad es asintótica sino que la asíntota efectivamente se encuentra desplegada aun si el acercamiento no se ha producido. Pero la asíntota del conocer, el poder conocer, solo puede plantearse mediante lo conocido. El simil matemático se agota aquí y la verdad de la que habla Nicolás de Cusa muestra su vacuidad…si el camino estuviera planteado ya, caminar no seria avanzar sino solo cumplir con un destino y ¿que sentido tendria el valorar veritativamente?. Nosotros somos la realidad alcanzándose, y el sentido estriba en la autognosis mientras sucede.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Hilda Kennedy
    Abr 02, 2011 @ 18:53:17

    ¿JURA DECIR LA VERDAD? TODA LA VERDAD Y NADA MÁS QUE LA VERDAD? ¿O POR LO MENOS LO QUE USTED SINCERAMENTE CREA QUE ES LA VERDAD?

    Responder

  2. fernando-g
    Abr 03, 2011 @ 00:00:51

    Uno puede jurar con la mayor conciencia posible de su propia honestidad…pero la honestidad no hace el relevo de la ignorancia…se puede estar honestamente engañado.

    Un saludo cálido, Fernando

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: