El virus de las ideas

Podemos pensar en las ideas, en las formaciones conceptuales en general, como virus que infectan la mente y se apropian de sus capacidades y virtudes estructurales para reproducirse y extenderse a más mentes, multiplicando generación tras generación su influencia sobre los individuos de carne y hueso y usándolos como vehículos de transmisión para alcanzar nuevas alturas de propagación. En efecto, las ideas se “propagan”…¿y de qué modo se propagan? Se propagan porque una vez que han infectado a un vehículo humano este vehículo de manera sonambúlica y sobre la base de su credulidad y asimilación conductual respecto de tal idea, la emite constantemente, la expresa, la comunica e incluso se esfuerza para que penetre en otras mentes humanas, de tal modo que el propagador de una idea es siempre un individuo más o menos fanatizado por ella y en ella, habitado por ella más o menos a satisfacción de su voluntad y de su determinación a perpetuarla y transmitirla. En última instancia un cerebro humano actúa ni más ni menos que como una esponja de absorción de ideas que luego por saturación y compulsión del habla vuelven a esparcirse a partir de él a otros cerebros, por un proceso de difusión contaminante cuya compulsión es tan notable como el continuo parloteo simbólico de mis manos mientras escribo este texto. Es decir, que incluso no deberíamos pensar en las ideas, las formaciones simbólicas, las construcciónes conceptuales, como simples virus, sino más bien como virus en estado de simbiosis con la estructura biológica de la masa cerebral individualizada pero multiplicadamente globalizada, de tal modo que  por medio de esta simbiosis los cerebros permanecen activos en la captación y difusión de las ideas y las ideas continuamente se propagan de unos cerebros a otros. De modo que finalmente todos los cerebros se encuentran sumergidos en el plasma abstracto del flujo ideativo, del flujo simbólico, conformando un caldo tecno-bio-simbólico cuyo destino parece ser aumentar cada vez más el caudal de ese flujo y el compromiso intencional y funcional de los nodos cerebrales. Esto me permite sugerir un estado mental futuro en el que finalmente la red cerebral se encuentre de tal modo hipnotizada por la labor de generación y propagación de ideas que finalmente le resulte de un tremendo alivio cualquier forma de desconexión elemental-emocional-regresiva. Tal vez en el futuro las vacaciones humanas consistan en alguna forma de desconexión simbólica intensa…el triunfo, quizás, de las virtudes de los psicotrópicos.

Un saludo, F

Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. fernando-g
    Jul 30, 2011 @ 02:16:13

    Encuentro que la metáfora idea-virus o bien…construcción mental-virus es bastante oportuna a fin de notar que la relación entre inteligencia y cuerpo o entre el cerebro y sus producciones simbólicas no es de simple causalidad unidireccional según la cual el la inteligencia vendría a ser epifenómeno del cuerpo o las producciones simbólicas meras producciones…es decir, meras eyecciones proyectadas por el cerebro sobre soportes materiales externos y luego a su vez introyectadas por otro cerebro. En esta posición mía talla un poco la idea de la alienación simbólica pues…notemos que la alienación existe en muchos planos y que la alienación simbólica trasunta esos muchos planos desde lo más intrínseco de nuestra naturaleza humana. En efecto, el ser humano es distante, como sugirió Cassirer respecto de sus raíces naturales en tanto coloca en medio el velo simbólico que trasluce y traduce pero que no deja que aquellas raíces se presenten sin más. Y eso quiere decir que aquella alienación y separatidad de lo humano respecto de la naturaleza de la que también hablaba Fromm en su “El miedo a la libertad” tiene su forma primaria en el dominio de la forma simbólica proyectada por la mente humana sobre la forma en que la mente humana comprende el M/mundo, mundo en dos capas…una capa filtrando simbólicamente a la otra. Eso quiere decir que el velo simbólico que los cerebros proyectan entre si y entre ellos y lo que objetivan no es una inerte proyección en proceso de eyeccion e introyección meramente comunicativa…tiene densidad y tiene re-percusión sobre sus productores…y si por su capacidad simbólica los cerebros se autonomizan en posibilidades conceptuales que no están fácticamente dadas en lo concreto…entonces es la producción simbólica la que retrotraida sobre sus productores los retoma en la posición de ser instrumentos, medios y hasta esclavos de esa autonomía repercutida…Lo que quiero decir es lo siguiente: que la producción simbólica en fase de eyección abre el mundo, autonomiza al intelecto en posibilidades…pero luego, cuando esas posibilidades han de concretarse es el intelecto el que ha de someterse a la voluntad así lanzada autonómicamente en la otredad de otros cerebros que asimilan lo proyectado y lo concretan, otredad que puede ser la del propio cerebro productor….Por decirlo de una manera aún más simple…una vez que producimos las ideas para llevarlas a cabo es necesario que nos sometamos a ellas o que sometamos a otros a ellas, encuadrando su conducta en la concreción de las posibilidades que por medio de ellas hemos querido cosechar.

    Con lo cual sugiero que las ideas, las producciones simbólicas no existen fuera del juego de las mentes como algo autonómico pero por medio de ellas la autonomía de sus sujetos creadores puede esclavizar a otros sujetos haciéndolos objetos portadores de ellas…y de este modo formateándolos según la voluntad productora…sin excluir el autoformateo del sujeto intelectual sobre si mismo…algo como la autodisciplina. Formateo que no debe confundirse con el simple tratamiento del cuerpo…también puede el formateo convertir a un hombre en una bomba. Y puesto que el sujeto autonómico que produce las ideas llegará con su voluntad tan lejos como éstas tengan eco en otras mentes y en el grado en que sean vehiculizadas por ellas…cabe pensar en las ideas como un vehículo que transporta con cierto grado de autonomía de funcionamiento, con cierta maquinalidad automática, la voluntad de sus creadores, sobre todos los filósofos, los mesías y los científicos, que ejercen el poder del intelecto expresamente para conquistar realidad y mentes. Y de allí a concebirlas como virus, como maquinitas de reproducción de si mismas y de la intención que transportan, no hay más que un paso.

    Responder

  2. Yanina Cariboni
    Abr 04, 2014 @ 17:27:56

    he leído con atención, aún no sé si comprendí bien, sintetizo lo entendido para que tenga sentido o no, lo que me gustaría agregar. Por la lectura, entiendo dos cosas, la producción reflexiva, que por un lado vuelve al pensante un vehículo, y por otro un piloteador productor, transmisor de la idea en cuestión para incubarla por así decirlo en otras mentes que la harán propias y/o pausibles de concretud. Sobre todo hay una Idea que posibilita esto, la idea del status o jerarquías de conocimiento que sería medular para poder lograr que otras mentes asimilen enteramente la idea sin selección reflexiva. Sin esta idea madre difícilmente podría producirse el poder de conquistar mentes, produciendo realidades. Esta idea, sobre todo hace de la lectura no siempre una plataforma para ejercitar la reflexión.
    Bueno, si he entendido bien, aunque sea en parte, me gustaría agregar lo siguiente. (también leí un artículo anterior donde explica el término que aquí encadena de que nacemos carentes y nuestra supervivencia está en la producción que transforma e interviene en el entorno, siendo “extensiones a su vez de nuestra corporeidad”)
    Creo que no estaría de acuerdo con esa autonomía de la “idea”, justamente, creo y es algo que he estado pensando por interés personal, en como las ideas difícilmente poseen en la trasmisión la capacidad de no modificarse incontrolablemente, lo cual el dominio de la idea en la esfera de construcción de diversas realidades, escapa al productor ineludiblemente, y esto en dos sentidos:
    I- El que no haya ejercido suficientemente la capacidad reflexiva, tergiversará ciegamente, al no entender lo que no entre en su bagaje introyectado y simbólico de lo existente, pero no por ello no extraerá un entendido que para este sea comprensible. Y en la saturación e intensificación del interjuego de producción de ideas, produce a mi entender, y tendré que seguir pensando lo que he denominado, conceptos flotantes residuales, que están constantemente siendo vaciados y rellenados, conviviendo y atravesando en la cotidianidad de las relaciones humanas. El ejemplo más claro y ya lo he dado es el psicologismo, todas las personas hablan de estados, inconciente, tendencias mentales hasta en los almacenes, estos conceptos flotantes y versátiles, alimentan preconceptos de todas clases,sostienen a las categorizaciones más burdas, y disfrazan con todos estos sones vacuos la existencia de viejos prejuicios.
    II- las personas que tienen una capacidad reflexiva ejercitada y tienden a producir ideas, parten siempre de ideas otrora elaboradas de otredades, que al hacerlas propias, seleccionan, y no necesariamente deliberadamente dejan afuera para el engaño, dejan afuera, porque son soportes para su idea, eso que creen captar o crear, sin poder eludir recrear. La reacreación de ideas es otra forma de trasmutación de ideas, De procreación constante e inevitable de esa producción de la que habla el texto. Y también coadyuva a la generación de conceptos híbridos, de los cuales se desprenden también los flotantes (es sabido que en cada autor un concepto contiene más que la sola significación ,básica del mismo, se transforma en un concepto más amplio y espécifico no siempre captable si no se sigue la línea del autor en varias obras)
    A lo que concluyo que, no hay tal autonomía de la idea, porque en esa transmisión a otras mentes se produce inevitablemente, su trergiversación, degradación y banalización y trasmutación. Lo cual estaría de acuerdo absolutamente con la tesis de que la idea es un virus, pero por opuestas causas, es un virus que luego de lanzada no deja de transmutar su composición, volviéndose impredecibles sus efectos o fenómenos en la red globalizada que menciona. Las ideas, para usar una metáfora que va al unisono con algunas cosas que expone, Son otros cuerpo, y se han denominado cuerpos teóricos, yo creo que contrario a lo que se dice de la perennidad e inmortalidad de las ideas, los cuerpos teóricos se degradan, se extirpan y trasplantan sus órganos, y finalmente quedan enterradas bajo las nuevas generaciones, y como un bisnieto recuerda al abuelo que vino de polizón, a veces, se hace mención al progenitor, o progenitores, llamados “influencias del autor”. que si se lee después, más oscurece lo que aclara. La idea tiene la cualidad de nacer de múltiples vientres, de convertirse en varios mellizos dispares y dispersándose, se deshace y recrea. Juegan intereses, si claro, pero estos intereses tampoco impiden este devenir, en las interconexiones planteadas. Como resultado, convivimos, y nuestra estructura de pensamiento está reconfigurada para: en la saturación, intensificación, contradicción hacer colindantes todo tipo de ideas vagas o no, y sus transacciones, producciones de ideas cada vez más abstractas que habilitan prácticas difícilmente fundamentadas en estas pero si retóricamente justificadas, que responden a este nuevo estado de desintegración constante, en la construcción de seudo-realidades a millones, y como fenómeno notable, cada vez menos compatibles entre los sujetos en su nueva manera caleidoscopica de interpretar su entorno y comunicarse con los otros. somos islotes, y nuestra subjetivización actual produce idiomas singulares a pesar de compartir el mismo lenguaje. habrá que seguir pensando.
    Saludos

    Responder

  3. FG
    Abr 08, 2014 @ 14:59:22

    Si, de acuerdo, los receptáculos singulares de ideas, cerebros-mentes, no absorben simplemente, absorben selectivamente, o precariamente, digieren parcialmente, su digestión simbólica responde a una propia intencionalidad, deseo, tejido conceptual de asimilación previo…aquello del aprendizaje significativo…también de acuerdo en que hay ideas que son como bolsillos, que son acumuladoras de significaciones e intencionalidades desde lo sutil a lo burdo, que se dejan resignificar constantemente y sobreviven a través de las interpretaciones…yo diría que la idea de Dios es una de estas…y que estas, que flotan sobre todas las singularidades interpretativas, son viralmente hablando más resistentes a la supresión conceptual por parte de otros intentos cognoscitivos. Si quiero sostener de algún modo mi argumentación frente a la tuya, debo indicar que las ideas no se expanden tanto por sus significaciones, que son variadas y susceptibles constantemente de corrimientos metafóricos, sino más bien por sus intencionalidades…por la carga intencional que las funda…y es por ello que las más potentes y capaces de contagiarse son justamente las más mutágenas en significación pero perennes en intención…la idea de poder, la de patria, la de libertad…admiten poliformas redefiniciones y renocionalizaciones, pero llevan en su seno una furibunda intencion que puede desatarse y contagiarse a millones apenas encuentran ocasión. En realidad, esa es una dificultad de los que quieren FIJAR las ideas, el creer que por el pulimento de los significados, la precisión literal, el rigor contextual, la idea así encajonada y controlada por el intelecto, se acerca más a la captación del singular atento y dispuesto a su aprehensión…no lo creo, creo que así se acerca más a ser un instrumento dócil para entender la realidad pero un mal medio para conquistar las mentes…mientras que las ideas que escapan al rigor intelectual, al encajonamiento, pueden sin embargo, acopiar emociones, magnetizarse con voluntades, y crecer y expandirse entre las multitudes…no tanto por ser ideas sino por ser imanes simbólicos para la mente humana.

    Un abrazo, Fernando

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: