La reificación del sujeto

1

Aristóteles, al considerar la no predicación ni predicabilidad del singular apuntaba felizmente a la no reificación del sujeto, del ente individual, pero al introducir la idea de sustancia en relación al sujeto y distinguir entre sustancia individual y sustancia genérica o segunda cayó definitivamente en su reificación, reificación en la que hizo caer por su magistralidad a casi toda la filosofía occidental por mucho tiempo. ¿Porqué no pudo evitar Aristóteles esta reificación del sujeto, de lo subjetivo? Porque fue víctima de la gramaticalización de su ontología, de la ontologización de la estructura verbal S es P, donde lo que se da por sujeto gramatical en realidad es un objeto gramatical, un objeto que recibe predicado, es decir, que recibe determinaciones. Cuando decimos algo asi como “Pedro corre” el sujeto pedro de esta estructura es al menos la sombra de un auténtico agente, pero cuando decimos “Pedro es corredor” hemos caido en la reificación, en la objetivación de Pedro, que ya no es para nuestro inmediato entendimiento un sujeto, un agente, sino solo el receptor de una determinación, de un predicado, un receptor pasivo, un objeto.

2

El desconocimiento del cero por parte de los griegos quizás este psicológicamente relacionado con la reificación del sujeto, la sustancialización del sujeto, el esencialismo, que puede notarse en la ontología aristotélica. Pues el cero viene a indicar de cierta manera la ausencia, y puesto que la cualidad de agente implica el ser indeterminado y determinante del ente, aquella ausencia se conecta psicológicamente con esta indeterminación como ausencia de determinación o determinación ausente. Sin embargo, no hay que despreciar la introducción que realiza Aristóteles del concepto de materia como pura posibilidad indeterminada, materia cuya presencia conllevaba precisamente para el la impensabilidad de lo singular en cuanto singular. Digamos que lo que hizo de la ontología de Aristóteles un elemento de algun modo retrógrado no fue ella misma sino la lectura teológica que se hizo de ella. Si…la religiosidad cristiana y su degradación de las posibilidades de lo concreto y singular a favor de lo espiritual-abstracto y universal intervino fuertemente en la interpretación desfavorable del pensamiento de Aristóteles.

 3

Una objeción contra todo lo que podamos reprochar a la reificación, a la sustancialización del sujeto…Cuando decimos “Pedro es corredor” en lugar de “Pedro corre” decimos mucho más que “Pedro está corriendo” pues lo que decimos es que “Pedro puede correr” aún cuando no corra…de donde el verbo “ser” no solo es innovador, sino que abre al pensamiento hacia una concepción más acabada de lo subjetivo como POTENCIA. De este modo, lo que por un lado resultó en detrimento del pensamiento por el otro resultó una gran aurora. No hay mal que por bien no venga. Tal vez se podria haber evitado todo el entredicho pues…¿acaso “ser” no es un verbo?

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. ari
    Jun 21, 2015 @ 17:11:51

    me ha encantado este artículo
    creo que leeré más

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: