La X de Kant

“Quisiera saberse cómo está fabricada la “cosa en sí”; pero da la casualidad de que no hay ninguna cosa en sí. Y aun suponiendo que hubiera un “en sí”, un incondicionado, éste no podría nunca ser conocido. Algo absoluto no puede ser conocido: de lo contrario, no sería absoluto. Conocer es siempre “poner algo bajo cierta condición”; tal conocedor quisiera que aquello que quiere conocer no se relacionase con él ni con nadie, en lo cual, primeramente, se da una contradicción, como es la de querer conocer y, al mismo tiempo, no querer entrar en relación con la cosa conocida (¿cómo seria posible, en este caso, el conocimiento?), y, en segundo lugar, la de que algo con quien nadie está en relación no existe, y, por lo tanto, tampoco puede ser conocido. Conocer quiere decir “ponerse en relación con algo”, sentirse condicionado por algo y, al mismo tiempo, condicionar este algo por parte del que conoce; por consiguiente, es, según los casos, una fijación, una designación, una conciencia de condiciones (no un discernimiento de seres, de cosas, de “cosas en sí”).”

Nietzsche

Supongamos aquello que no conocemos, la X de lo desconocido. ¿Acaso por esta X no lo conocemos ya, no lo aprehendemos ya de alguna manera?. Pero si lo aprehendemos en esa X entonces no nos resulta desconocido, no resulta ajeno a nuestro conocer. Esto quiere decir que en el mismo acto de nombrar lo desconocido, lo que nos permanece oculto, estamos contradiciéndonos, pues lo damos por conocido al nombrarlo. ¿Diremos tal vez que lo desconocido es imposible? Si, si por desconocido entendemos lo puramente desconocido, lo que existe excluido del campo de nuestro conocimiento. Lo adecuado es decir que no hay nada por completo desconocido sino que todo se nos da con un parcial conocimiento y un parcial desconocimiento. No hay pues tal X de lo desconocido más que en una mente aperplejada por una contradicción de la que no quiere escapar. Dado un existente, de él tenemos algún conocimiento y algún desconocimiento, siempre, y el conocer es el avance del conocimiento sobre el desconocimiento y quizás con ello el avance de la conciencia de nuestro desconocimiento. La “cosa en sí” de Kant es esa X absurda e imposible de lo puramente desconocido con cuyo trato el sistema de Kant no solo hace agua sino que se hunde en el sin sentido.

Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. santiago
    Dic 20, 2011 @ 23:07:07

    Muchas gracias por este texto, no lo conocía y es genial. Yo estoy iniciándome en Kant y esto me ayuda muchísimo, por eso puse tu página en favoritos.

    Responder

  2. fernando-g
    Dic 21, 2011 @ 00:05:09

    Gracias a ti, y aclaro por las dudas que la primera parte es una cita de Nietzsche que lamentablemente ya no recuerdo desde donde la transcribí…se lo dejo a mis futuros exégetas…y la segunda parte en efecto es de mi autoría.

    Un saludo cálido, F

    Responder

  3. ger g
    Feb 20, 2017 @ 16:22:10

    poner la referencia por favor

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: