Ocurrencias filosóficas para entretenimiento general

1) ¿Existe un método fácil para hacer perdurar una farsa democrática? Bueno, el método existe y se está practicando hoy día en muchas partes y me atreveré a decir con brevedad en que consiste. Todo empieza por considerar las dos dimensiones de una elección cualquiera. Para no complicar la disquisición me limitaré a suponer un ejemplo. Supongamos, pues, que un elector tiene ante si la posibilidad de elegir entre cuatro opciones en una ocasión y entre diez opciones en una segunda ocasión. El elector verá confirmado en ambos casos su capacidad de elegir, su libertad de elección, pero de manera notoriamente distinta. Podrá entender facilmente que es, al menos cuantitativamente, más libre si tiene diez opciones en lugar de cuatro. Es decir, la libertad de elección no se limita a la simple capacidad de elegir sin más sino que tiene una dimensión cuantitativa, un marco cuantitativo de elecciones que puede ser numerable como en este caso o no numerable como la elección de un punto de llegada para una flecha en un blanco. Pero está claro también que hace más libre a un individuo que elije en un marco de cuatro opciones en lugar de otro de diez si esas cuatro opciones son cualitativamente más diferenciadas y transformadoras que esas otras diez opciones que bien pudieran ser solo versiones apenas diferenciadas de lo mismo. Es decir que la libertad de elección tiene tanto una dimensión cuantitativa como una dimensión cualitativa que hay que considerar a la hora de determinar que tan libre es el individuo a la hora de elegir. Y una vez hecha esta consideración es fácil ver como condenar al individuo a una farsa democrática mientras se le sigue permitiendo que elija interminablemente. Para empeza hay que limitar sus opciones a solo dos posibilidades, es decir, a un marco electivo bi-partidista o en el formato derecha-izquierda, blanco-negro, etc. Eso querrá decir que la libertad de elección se verá reducida a un mínimo desde el punto de vista cuantitativo. Claro que esto no es suficiente porque estas dos opciones pueden encontrarse lo suficientemente diferenciadas como para que la elección sea de gran calidad. Por lo tanto hay que hacer que esas dos opciones se lleguen a parecer tanto que sean al fin y al cabo solo dos versiones de lo mismo, de la misma política, de las mismas intenciones, de los mismos propósitos. Asi, finalmente, el elector elige, siempre elige, pero siendo incapaz de determinar el marco de su elección, se manipula este marco a su minimo cuantitativo y cualitativo de tal modo que su elección llegue a ser solo una farsa.

2)Siempre me interesó el concepto de movimiento relativo en relación al movimiento absoluto. Y siempre pensé, a pesar de toda la insistencia SUPUESTAMENTE pro-einsteniana en la relatividad del movimiento que al fin y al cabo el movimiento se produce allí donde se despliega la energía y por lo tanto no puede ser nunca enteramente relativo sino que tiene que tener también, energéticamente, una localización absoluta. Una manera sencilla de entender lo que estoy diciendo es reducir la relatividad completa del movimiento a un contraejemplo que la ridiculice, SIN QUE ESTO IMPLIQUE DE NINGUN MODO IR CONTRA LA TEORIA EINSTEINIANA, QUE PRECISAMENTE NO AFIRMA UNA RELATIVIDAD COMPLETA DEL MOVIMIENTO. Sea, por ejemplo, una mosca rondando alrededor mio con insistencia de velorio (dicen que las moscas de velorio son insistentes) y yo sentado muy tranquilo en esta silla mientras escribo este texto. Ahora, como supongo que el movimiento de la mosca es solo relativo al sistema de referencia que elija pondré el origen del sistema en el centro geométrico de la mosca. En ese caso la mosca no se estará trasladando alrededor del origen del sistema pues no se estará trasladando respecto de si misma, a lo más estará rotando alrededor de ese origen, mientras que yo, evidentemente, estaré trasladandome alrededor de ese origen del mismo modo en que se traslada la mosca en el sistema de referencia cuyo origen esta en mi centro geométrico. Por lo tanto, con el sistema de referencia ubicado en la mosca…ESTOY VOLANDO.

3) Hay una constante preocupación de los filósofos en tranquilizar al público acerca de la muerte, de la extinción de la existencia individual. Recordemos al menos en relacion a ello a Feuerbach y Epicuro. Pero yo veo en esto un pequeño equívoco que no entiendo como no ha llegado a ser evidente. Porque la mayor preocupación que habría  de tener un individuo en relación a la muerte no es el morir mismo, que lo aleja de todo sufrimiento, necesidad, dolor o carencia, es decir, que se parece tanto a la felicidad, sino el proceso para llegar a morir, la agonía. En efecto: no le tememos tanto a la muerte como a la agonía y es la agonía y no la muerte misma lo único que realmente nos podemos imaginar con temor. Lo que debería preocupar al filósofo y al no filósofo en primer lugar no debería ser entonces la muerte, sino el como enfrentar y aliviar la agonía.

4) El utilitarismo al estilo Stuart Mill esconde una pequeña paradoja que me gustaria mencionar. Ciertamente podemos decir que útil es todo aquello que finalmente nos permite alcanzar alguna clase de gratificación personal, es decir, algo que, usando el termino de manera laxa, nos brinde placer. La paradoja consiste en que el placer mismo, la gratificación de una persona o de toda una comunidad, no es algo que permita a posteriori otras gratificaciones y placeres sino que por el contrario representa siempre un gasto, un lujo y hasta un despilfarro que exige nuevos esfuerzos útiles que no serán en si mismos gratificantes ni placenteros a no ser en escasas ocasiones. Es decir, la paradoja de lo útil consiste en que está al servicio de lo inútil.

5) Hace solo unos pocos dias pude ver a gente en la pobreza sobre un carro en la ruta tirado por dos caballos flacos a los que latigueaban sin conmiseración mientras dos perros sedientos y desesperados perseguian el carro quien sabe desde hacia cuanto tiempo. Entonces pensé: ¿puede haber mayor impiedad hacia los animales que ésta que consiste en no solamente ignorar su sufrimiento sino en provocarlo larga y concienzudamente? Fue el momento apropiado para darme cuenta de que la bajeza humana no tiene clase social alguna sino que se encuentra democráticamente repartida.

6) Hay un serio problema en proponer con sencillez irreflexiva la justicia social. El problema pasa desapercibido en general y constantemente porque consiste en la asunción espontánea y acrítica de una situación de hecho milenaria. ¿En qué consiste esa situación? Muy simple: hay dos formas claras de inequidad que puede llegar a ser grave y dolorosa entre los padres y los hijos. La primera forma de inequidad entre padres e hijos es la económica favorable a los hijos: los padres sustentan a los hijos con su esfuerzos y sus gastos mientras que los hijos, económicamente hablando, en nada les retribuyen, con lo cual, economicamente hablando también, los padres pueden llegar a verse como naturales y espontáneos esclavos de los hijos (y no estoy bromeando con el concepto de esclavitud, les advierto). La segunda forma de inequidad es la política: los padres toman todas las decisiones en torno a la función económica y de allí en adelante toman decisiones que no solo atañen a sus propias vidas sino también a la vida privada y hasta íntima de sus hijos, lo cual configura una dictadura en sentido político que solo los padres mismos por propia elección pueden moderar. Se me dirá aqui que esto no tiene nada que ver con la inequidad social pero…¿no será este estado de cosas entre padres e hijos lo que debería cambiar en primer lugar para llegar a una sociedad realmente equitativa, justa? También se me puede decir que la injusticia económica favorece a los hijos y la política a los padres y que por el equilibrio entre ambas injusticias se llega a una especie de justicia, pero, ¿no será esto una manera de aumentar la ceguera?

7) Todos creemos en principio que alcanza con tener los ojos abiertos para poder ver pero esa es una creencia que rapidamente se disipa porque muchas veces los ojos están abiertos pero la conciencia no necesariamente está atenta a lo que los ojos captan y el acto de ver, claramente, no se limita a la captación orgánica de luz y su tamización nerviosa sino que implica también un esfuerzo atencional de la conciencia hacia lo que se capta. Y no solo ello sino que aún cuando existiera el esfuerzo de la conciencia en atender y los ojos estuvieran abiertos aún faltaría que el sujeto que pretende ver reconozca algo semejante a lo que recuerda pues ver sin recordar es ver sin re-conocer y por lo tanto tampoco es un pleno ver. De modo que hay, al menos, tres niveles de visión. Y esto es un buen comienzo para entender porque se puede decir también que hay varios niveles de conciencia.

8) Los conceptos son siempre herramientas que emplea nuestra inteligencia y no la realidad misma que aprehendemos por medio de ellos. Para entender esto remitámonos al concepto de manzana. La manzana es el fruto del manzano y si la queremos ver en su integridad la veremos pendiendo de las ramas de dicho árbol. Una vez que la manzana se desprendió de sus ramas podemos decir que es manzana por muchos motivos pero no por su situación espacial, lo cual no parece de ningún modo más que una cirscuntancia exterior que no hace a su ser manzana. Sin embargo si pelamos la manzana tenemos un gran problema conceptual subsiguiente que ninguna actitud irreflexiva permitiría notar y el problema es que no es tan fácil ya decir que una manzana sin cáscara es precisamente una manzana, pues parece esencial al fruto del manzano el que tenga su cáscara. En efecto, ¿con que base nos atreveríamos a decir que la cáscara no es esencial a la manzana, no es constitutiva inherente de su ser? El hecho de que la conforme superficialmente de modo espacial no quiere decir que no la conforme unitariamente desde que surge hasta que desaparece si es que no intervenimos artificialmente pelándola. Y aún más: cometemos el equívoco de seguir llamando cáscara a los restos de la cáscara de la manzana sin comprender que una cáscara es justamente algo que envuelve, que recubre, mientras que los restos de la cáscara no lo hacen. De modo que bien podemos decir, si precisamos el asunto, que una manzana sin cáscara ya no es precisamente una manzana y que los restos de su cáscara ya no son cáscara.

9) Pude ver que sobre la base de la concepción actual del tiempo que tiene un cientificista acrítico o una persona común y corriente de nuestra época es muy fácil demostrar que nada existe y por ello me permito hacer la demostración aquí para concluir con esta serie de ocurrencias filosóficas para el entretenimiento general. Digamos, pues, que todo lo que supuestamente existe lo hace en tiempo pasado, en tiempo presente o en tiempo futuro. Pero de lo que supuestamente existe en el pasado se entiende que ya no actúa, ni tiene efectividad alguna en nuestra experiencia y en definitiva como no hay manera de experimentar algo pasado sino solo recuerdos y huellas presentes de lo pasado es esto lo que efectivamente existe y no lo pasado mismo. Por lo tanto, nada de lo pasado existe. Y con mucha más razón podemos decir que lo futuro no existe porque de ello no solo no tenemos experiencia efectiva sino que ni siquiera tenemos recuerdos o huellas presentes que nos den idea de su existencia. Por lo tanto, con más razón aún, lo futuro no existe. Aun podrá decirse sin embargo, que lo presente existe, pero diré en cambio…¿qué tanto existe, durante cuánto tiempo? Porque el hecho es que el presente no dura sino que solo es un instante que separa la inexistencia pasada de la inexistencia futura y puesto que no tiene duración, puesto que carece de extensión temporal…su duración es cero…bien puede decirse que el presente es la inexistencia que separa la inexistencia pasada de la inexistencia futura y que NADA EXISTE.

Anuncios

7 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. wilson scarone
    Feb 20, 2012 @ 23:16:26

    excelente análisis,me gustaría seguir recibiendo este tipo de comentarios

    Responder

  2. Sergio
    Feb 21, 2012 @ 01:34:05

    solo voy a comentar el punto tres, porque fué el que me pareció suficientemente corto como para leer, sin ánimo de ofender.
    La agonía que puede revertirse ( o sea, que tiene posibilidad de salvación ) es sólo dolor de alguna clase. Pasado éste la agonía cesa, y uno vuelve a su vida cotidiana.
    Por otro lado, la agonía que no tiene ninguna esperanza equivale ya a la muerte, y esto es lo preocupante. Es esta última, por tanto, la que nos aterra, y no su preámbulo, porque de él puede salirse. Claro que no siempre, pero el ser humano se empecina en tener esperanza, dicen por ahi que lo bien que hace.
    En fin, que sigue siendo la muerte el asunto, y por eso es el foco de tantas disquisiciones filosóficas.

    Responder

  3. HILDA KENNEDY
    Feb 21, 2012 @ 02:36:08

    1) Estoy de acuerdo. 2) No entiendo la teoría de la relatividad ni la explicación de por qué estarías volando 3) Creo que si que no tememos tanto estar muerto como el hecho de pasar de la vida a la muerte 4) No entendí… mi lavarropas me resulta muy útil y me ha simplificado la vida. 5) Absolutamente de acuerdo 6) Creo que habría que pagarle al padre lo suficiente para él y para los hijos que tenga, y también creo que esa dictadura de los padres debería se provisoria ante el peligro que corren los hijos cuando son bebés o niños muy pequeños y que debería irse convirtiendo en democracia a medida que la capacidad de comprensión y de defensa por si mismo crecen. 7) Creo que si que hay diferente niveles de conciencia. 8) Digamos que esa manzana que ya no es una manzana y que yo pelé y voy a comer conserva las propiedades que tenía cuando era una manzana como si todavía fuera una manzana. 9) ¿No somos nada!… Pero “yo siento el viento en la cara que se me opone” así que por lo menos el aire existe….

    Responder

  4. HILDA KENNEDY
    Feb 21, 2012 @ 02:39:36

    Muchas gracias Fernando por tus reflexiones que nos hacen pensar. A veces me superan, pero de todos modos me gustan pensar sobre lo que leo. Más me gustaría que fueran charlas y oír más explicaciones pero eso ya es imposible porque no tengo tiempo de ir a charlas. Pero estaría genial… Uno podría estar hablando por horas…

    Responder

  5. fernando-g
    Feb 21, 2012 @ 17:48:24

    Gracias por tu comentario, Sergio. En cuanto a que la agonía fuera provisoria pienso que por ello ya no sería agonía…a menos que extendamos el campo de su definición. Pero también podríamos encontrar situaciones que exhiban lo contrario al propósito de la salvación…yo que he visto muchas películas recuerdo a soldados y otras figuras más o menos heroicas reclamando una muerte piadosa para evitar crueldades enemigas o monstruosas…y en ese caso se evita el dolor mediante la muerte. También está el hecho de que una “agonía” que no desemboque en la muerte bien puede desembocar en muchas clases de daños irreversibles del psicosoma…daños traumáticos que a veces son superados por la víctima otra vez con el recurso de la muerte. Sin duda un tema complejo que no ha permitido mi brevedad desarrollarlo.

    Responder

  6. fernando-g
    Feb 21, 2012 @ 17:49:52

    Gracias a ti por los comentarios, Hilda y es cierto que la existencia se muestra (pero no se demuestra )existiendo y el movimiento andando…Digamos que tal vez a nivel del raciocinio debemos conformarnos con tomar a la existencia como axioma.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: