La hipocresía vareliana de la educación estatal uruguaya

A pesar del tiempo transcurrido la educación estatal uruguaya sigue orientada, en su forma general pero también en su impronta diaria, por el pensamiento pedagógico de José Pedro Varela el cual escribió: “La idea de educar al pueblo, haciendo que la educación alcance a todos los miembros de la comunidad, sin distinción de clases ni posiciones, de nombres ni de fortunas, es una idea esencialmente democrática, ya que presupone la igualdad originaria del hombre, y que, si no explícita, implícitamente revela la tendencia de reconocerle también los mismos derechos”(La legislación Escolar, 1877), Cámara de Representantes, Montevideo (1964) Tomo I. Cap. VIII p.173). En esta definición de la educación del pueblo por el estado, que no educación popular, el pedagogo lanza como ideal fundante el de democracia, haciendo de este modo entre su propuesta pedagógica y semejante ideal político una fusión insoslayable, lo que implica, al parecer, que críticarla es criticar simultáneamente dicho ideal. Pero el democratismo de Varela es solo una cáscara vacía, pues suponer de manera abstracta la igualdad de los educandos al entrar al sistema estatal de enseñanza NO ES HACERLOS IGUALES sino ignorar precisamente el hecho de que existe injusticia entre ellos y que unos entran mejor alimentados y provistos por sus familias y ambientes sociales que otros. El mero alcance universal o la gratuidad que no distingue, no anula las distinciones ni equilibra los dispares esfuerzos y situaciones con que cada familia, según su situación social, acompasa al educando. Y siendo tal cáscara vacía y engañosa el democratismo hueco que así impuso como ideología, como marco pedagógico de la educación uruguaya que aún se mantiene, el resultado es que la educación uruguaya, por el contrario, es antidemocrática y sostiene la desigualdad en lugar de contribuir a superarla. La gratuidad que es característica de la educación estatal uruguaya a todo nivel, y que es uno de los principios varelianos, es, en ese sentido, la más tergiversadora de las características de su proyecto pedagógico, pues como se puede ver hoy día a nivel universitario esta gratuidad se ha convertido fácilmente en un subsidio a través del estado, del conjunto del pueblo a la minoría pudiente que puede dotarse a sí misma de los recursos suplementarios, incluyendo el invaluable tiempo libre para el estudio, que semejante educación gratuita no presupone ni ofrece a fin de cursarla. En esto la educación estatal uruguaya ha llegado a ser elitista e hipócrita, y fácilmente las estadísticas ofrecen esta realidad con total evidencia.: “En la educación primaria (de 6 a 11 años) Uruguay presenta una escolarización universal en todos los sectores de la población. El 99% de los niños asiste a la escuela. Entre los 12 y los 14 años, la asistencia sigue siendo pareja en todos los quintiles de población pero ya comienzan a aparecer diferencias. Los ricos asisten más y los pobres menos. La deserción vinculada a razones económicas se hace notoria entre los 15 y los 17 años. Allí, la asistencia de los adolescentes de los hogares pobres cae al 60% mientras en los hogares más ricos supera el 90%. En los tramos medios la progresión indica mayor asistencia a mayores ingresos. En el segundo quintil es del 70%, en el tercero del 80% y en el cuarto roza el 90%.”(http://www.180.com.uy/articulo/16762_Alta-desercion-liceal-se-vincula-a-la-pobreza ).  Innegablemente, y a simple vista, sin recurrir a la estadística, esta es la realidad de la educación estatal uruguaya: una entrada simultánea e indiferenciada de la población en los cursos bajos y una selección progresiva a través de sus niveles hasta el punto de que rápidamente se depuran en ella los educandos de familias menos pudientes, de clases social más baja, los más pobres, alcanzando masivamente los niveles altos solo los que pertenecen a familias pudientes, de clases altas, los más ricos. Éste es el antidemocratismo descarado del proyecto vareliano en los hechos que hipócrita sobre el papel y en la mente popular ha quedado instalado como un proyecto democrático.

Que el proyecto vareliano sigue vivo es el resultado de que se lo ha tomado como texto sagrado y con la oscura presuposición de que efectivamente criticarlo sería atacar el ideal democrático que embriaga la identidad uruguaya de un modo inconsecuente que no se refleja de ningún modo en la realidad concreta de lo cual es testimonio el alto porcentaje de niños que existen en ella  en condiciones de pobreza y con casi nulas o directamente nulas posibilidades de alcanzar los niveles altos de la educación estatal. Y sin duda sigue vivo como lo indica este breve texto que extraigo del Programa Escolar actual: “La Educación constituye un derecho de todas las personas y una condición fundamental para la democracia social participativa, por tanto es responsabilidad del Estado garantizarlo.” (http://www.cep.edu.uy/archivos/programaescolar/Programa_Escolar.pdf)  Y que no se suponga que la deformación que él ha causado en la educación uruguaya, que se ha vuelto democrática en abstracto e hipócrita en los hechos, no alcanza a todos sus niveles sino que por el contrario se hace más patente cuando mayor es el nivel de que se trate. Así lo indica un informe universitario que puede encontrarse en esta dirección web: http://www.universidadur.edu.uy/bibliotecas/trabajos_rectorado/doc_tr2.pdf

En dicho informe podemos leer al pie de extenso análisis estadístico la conclusión irreprochable: “En síntesis, si excluimos del ingreso del hogar el que percibe el estudiante universitario, la información disponible permite afirmar que el rezago aumenta a medida que desciende el ingreso del hogar.” A lo que hay que agregar que el rezago del que aquí se habla se concatena con el rezago en educación inicial, primaria, secundaria, completando la injusticia con redonda crueldad y haciendo casi imposible que el pobre puede sustituir al rico en su riqueza y privilegio por mecanismo tan necio como el de este democratismo vacuo.
Se me criticará luego de tan acerba crítica que bien merecida tiene el proyecto de Varela, hecho realidad de la mano de la dictadura de Latorre, que en 1876 lo nombró director de Instrucción Pública seguramente considerando que el democratismo de papel de éste era perfectamente compatible con un gobierno de índole no democrática al menos. Se me criticará, digo, entre otras cosas por no definir alternativa alguna al mismo. Por eso aquí la defino y que quede estampada para que algún intrépido político la lleve a ley. Es muy simple mi propuesta: que no sea solo vacuamente democrática la educación uruguaya sino que sea firmemente una donación justa de riqueza y capacidad de adquirir conocimiento desde las clases pudientes a las menos pudientes mediante la asignación directa de un mecanismo impositivo a la institución estatal educativa, que de este modo se solventará masivamente con el aporte de los más pudientes, para los cuales no será de ningún modo gratuita, y que por el contrario subsidiará como gran benefactora a los mas desfavorecidos, para los cuales no solo será gratuita sino donadora de bienestar, lugar de habitación, apoyo intelectual, etc. De tal mecanismo impositivo ya existe un esbozo insignificante en el Impuesto de Primaria que se vería superado infinidad de veces por el poder de recaudación de aquel. Qué aparezca ya el partido que se atreva a establecer este simple medio para tomar una tajada de riqueza allí donde sobra y entregarla allí donde falte por un medio tan digno como el de la educación, agregando a ello juntamente la autonomía de la institución educativa del estado, que provista de su propio medio de financiación podría asimismo guiarse por principios de acción más altos y nobles que los de la política partidaria.

Anuncios

11 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. fernando-g
    May 07, 2012 @ 00:32:39

    El estudio sobre rezago universitario lo subo aquí de nuevo por si el enlace aparece luego roto…
    https://fernandogutierrezalmeira.files.wordpress.com/2012/05/doc_tr2.pdf
    También subo aquí el articulo periodístico sobre rezago en educación secundaria…
    https://fernandogutierrezalmeira.files.wordpress.com/2012/05/alta-desercic3b3n-liceal-se-vincula-a-la-pobreza.doc

    Responder

    • carmen
      May 21, 2012 @ 00:05:21

      Realice mis estudios en Mercedes en la escuela numero 7 y el secundario en el liceo Zanci ;Mi papa era mosaista en el corralon municipal y mi mama enfermera en el sanatorio Mercedes Ambos trabajadores no me sobraba nada pero yo complete mis estudios ;que había diferencias ¡claro que las había pero a mi me enseñaron que era igualo mejor nunca menos .Las diferencias hacen daño cuando nos hacemos eco de ellas Educación tuve ;buenos maestros también el deseo de salir adelante nace en uno .Siempre admire a Varela por lo hecho en la época
      que lo hizo pero tal vez haya tenido sus errores no lo se estuvimos en un sitial muy alto en la cultura del mundo .

      Responder

  2. Benjamin Rabanales
    May 07, 2012 @ 00:59:09

    Genial aproximación a la problemática Uruguaya actual pero extrapolable en muchos casos al contexto latinoamericano completo. Otro punto interesante a analizar no es solamente el medir la asistencia a primaria y secundaria, tan o mas interesante es medir el logro de los objetivos por ejemplo comprensión lectora entre otras habilidades que son logradas de forma totalmente diferente según el centro de enseñanza como ha visto la UdelaR en varios de sus pruebas diagnosticas de los estudiantes que ingresan (solamente diagnosticas porque no se hace nada mas que tener las estadísticas en la gran mayoría de sus facultades al menos)

    Responder

  3. Enrique Latorres
    May 07, 2012 @ 01:44:57

    Creo que lamentablemente estás confundiendo los que fueron los verdaderos ideales de Varela. Un buen comienzo podría ser leer el libro que se está citando. De forma de poder citar sin sacar fuera de su contexto a las frases de Varela. En la época de varela solamente un reducido porcentaje de la población alcanzaba la educación (no me dio para buscar en los libros, pero en uno de ellos está). Su intención no era crear una educación para ricos y otra para pobres sino que planteaba crear una educación para todos. Sugería eliminar los colegios privados haciendo que los ricos invirtieran en la educación común. Si bien planteaba que la escuela se adaptara a las necesidades y exigencias de cada localidad y cada grupo social dando una cierta independencia a las escuelas de forma que los padres pudieran decidir cómo invertir los recursos educativos y económicos de su escuela. En la educación del pueblo el describe las condiciones que debieran tener las escuelas y las facilidades que debieran disponer. Hoy podríamos decir que son prohibitivas. Tengo que reconocer que en un momento yo pensaba como usted. Pero ante la duda preferí comprar los libros y leerlos de primera mano. Me impactó que Varela indicara que la criminalidad es inversamente proporcional a la calidad de la educación. (La educacion del pueblo, P.50). Y poco antes y poco después en ese libro, que con mayor educación los países son más ricos y felices.

    Sugiere que sin educación no es posible resolver los problemas del país, por más que se cambien los gobiernos. (La legislación escolar, P.25) Plantea que los países tienen los gobiernos que se merecen según su estado social y educativo (p.29) Habla de una decadencia cultural que aún los que se creen o se dicen cultos tienen falsas creencias en el Uruguay (p40). Sugiere que Los pueblos pequeños atrasados e ignorantes son los que menos le gusta que le digan que lo son. (p.41) Reclama la incapacidad del Uruguay de llevar adelante proyectos del país. (p45) (P.60) No es la arenga política la que hace que un país triunfe, es lo que efectivamente logra. Si trata y no lo logra no sirve. (P.66) Reclama la falta de una inteligencia cultivada. (P.67) se queja de que la población vive de la Especulación y hay fiebre de vivir del Estado. En otras partes reclama que el Uruguay tiene demasiados empleados públicos, que no produce productos industrializados, que no hay un manejo coherente de las economías y que se tiende a gastar más de lo que se produce. Sugiere que la población inculta es cara porque consume más de lo que produce.

    En realidad creo que es uno de los más terroríficos libros que he leído porque muestra que los problemas del Uruguay son más o menos los mismos desde la independencia hasta hoy.

    Si bien es cierto que algunas de sus posturas están sesgadas por el positivismo, y la idea de un futuro industrial para el Uruguay que jamás llegó. Varela era lo más avanzado en política educativa que tuvo el Uruguay con oportunidad de implementar algo de lo que pensó. Incluso algunas de sus ideas eran tan avanzadas que aún muchos no las comprenden ni valoran o todavía están por se incorporadas.

    Sugiero comprarse alguno de estos libros para comprender la verdadera propuesta de varela. Allí podrás darte cuenta que a el también le dijeron: “…hacé eso que tenés pensado pero con menos de la cuarta parte de lo que decías que se precisa…”. Y que quizás el problema no fue lo que el pensaba que se debería hacer sino lo que comprendieron (o les sirvió comprender) los que le siguieron después…

    Esto no quita que el artículo tiene muchos aspectos muy relevantes y verdaderos….

    Saludos

    Enrique

    Responder

  4. fernando-g
    May 07, 2012 @ 02:15:58

    No quiero extender la polémica a todas las características de la propuesta vareliana, de la que también criticaría su cientificismo, su atadura imitativa al modelo estadounidense, su ambición ilustrada que ilusiona pero que no reconoce por ninguna parte la existencia del conflicto social y las diferencias sociales no solo cirscunstanciales sino consustanciales al modo de vida en que él mismo se hallaba inmerso. Solo hago énfasis en que los anuncios democratizadores con que se exalta están lejos de afincarse en la realidad concreta y jamás logran emprender vuelo desde el papel por el simple hecho de que jamás logra notar que la educación de la que habla no puede jamás igualar sino solo hacer menos evidentes y llevaderas las desigualdades que consagra al ignorarlas en su masividad universal indiferente. Y no olvidemos las justas razones que esgrimió Prudencio Vázquez y Vega para criticar su consorcio con el dictador Latorre.

    Un saludo agradeciendo vuestros comentarios, F

    Responder

  5. Marino Daniel Téliz
    May 07, 2012 @ 06:35:13

    si estaría equivocado el ideal Valeriano, que Uruguay fue uno de los primeros países de sudamerica que tenía el 94 % de alfabetización, creo que huelgan los comentarios.
    Pero en vez de criticar a Varela por que no escarbar un poquito más en las políticas y los políticos??????

    Responder

  6. fernando-g
    May 07, 2012 @ 12:58:05

    La alfabetización masiva, meritoria por cierto, no es lo anunciado por Varela sino algo mucho más ambicioso y realmente irrealizable en el marco de su proyecto: la democratización de la sociedad. Alfabetizar masivamente no implica democratizar sino solo poner al conjunto de la sociedad un poco más al alcance de la administración privada y pública de sus vidas, dotar a las empresas de asalariados mentalmente mejor provistos para las tareas que se les encomienda, generar una gran cantera de mano de obra barata regularmente calificada, ya que difícilmente el mero leer y escribir hace del pobre escolarizado un igual frente a aquellos que acceden al bien educativo con mucho más certeza y profundidad, permaneciendo dueños practicamente exclusivos de la cultura y del saber universitario.

    Responder

  7. HILDA KENNEDY
    May 07, 2012 @ 21:23:30

    Bueno Varela murió muy joven, habría que ver que hubiera hecho, no podemos suponer nada, En principio a mi me parece que no estaba tan mal inspirado si vamos al caso propone en parte lo que plantea la nota que los ricos subsidien a los pobres. La educación pública gratuita me parece genial porque de otra forma los pobres no podrían ni siquiera hacer la escuela primaria, y una escuela primaria bien hecha capacita a la gente para poder actuar de un modo crítico y saber cuales son sus derechos. Quien sabe que hubiera pasado si Varela no se hubiera muerto, ya que un dictador tiene el poder y se hace lo que el dictador dice, y si dice que los ricos subsidien a los pobres pues los hubieran subsidiado. Sería lo justo. Pero es más complicado sacarle dinero a los ricos dentro del capitalismo, aunque por supuesto no debe renunciarse a intentarlo. De todos modos no es sólo cuestión de dinero porque este gobierno ha puesto más dinero que cualquier otro y por esa mala costumbre. de cuota política la gente que estaba en los cargos no fue capaz de llevar adelante la gestión, gente que sería muy preparada no lo dudo, pero no para la tarea que le encomendaron. Y que no haya que pagar por la educación Universitaria beneficia a todos los que no son ricos. Ahora no recuerdo ningún nombre pero sé que hubieron muchos grandes hombres de la cultura uruguaya que fueron a la universidad en alpargatas. Parecería justo que los ricos contribuyeran con alguna cuota para que también puedan estudiar los pobres. Pero el corazón de los ricos es duro no creo que tengan la mínima intención de hacerlo. En la actualidad la gente trabaja y estudia al mismo tiempo, demora más pero saca adelante sus carreras con sacrificio pero las saca. Y esto por lo que me han contado es lo habitual en toda Latinoamérica, se trabaja para pagarse el estudio y consiguen su título universitario. A mi me parece que Varela si hubiera vivido hubiera perfeccionado sus planteos y que se acercó al dictador porque era la
    única forma de que sus planteos tuvieran andamientos, A mi me parece que si toda la educación fuera pública y los ricos inviertieran en la educación pública, los estudiantes saldrían bien preparados de los centros de estudio, y además como decía Varela se acostumbrarían a consideranrse iguales y no recnocer más diferencias entre ellos que la de su talentos o viertudes y eso si hubiera sido promover el sistema democrático, no como ahora que algunos son más iguales que otros, y que si bien a la gente no la hacen en tubitos como en El mundo feliz de Huxley, es como que si la hicieran.

    Responder

  8. Max Ledo
    May 07, 2012 @ 23:29:56

    Pareciere que los comentadores son mas escritores que lectores…
    Gracias Fernando,creo que el articulo no tiene desperdicio.

    Responder

  9. fernando-g
    May 08, 2012 @ 02:28:03

    Agradezco todo diálogo que se me permite y toda ampliación de miras que se agregue, y un agradecimiento recíproco Max Ledo.

    Es cierto, Hilda, que Varela soñaba con la tranferencia de riqueza de pobres a ricos pero si leemos “La educación del pueblo”, no propuso la obligación de esta tranferencia ni la hizo partir del sentimiento de la indignación frente a una injusticia patente sino que esperaba todo del estado y la filantropía.

    ¿Quien no quedaría encantado con esta frase de Varela que extraigo de “La educación del pueblo”?:

    “El gobierno democrático republicano supone en el pueblo las aptitudes necesarias para gobernarse a sí mismo: él es el mejor juez para apreciar la
    bondad de las leyes que deben regirlo; él decide, por medio de sus representantes, de sus delegados, de los que reciben su mandato y no hacen más que dar forma a sus aspiraciones, cuál es el molde en que debe vaciarse la vida nacional en su cuádruple manifestación política, social, religiosa y económica, él marca los límites de la libertad, él señala las fronteras del
    derecho; él define el abuso, clasifica el crimen y señala la pena: en una palabra, el pueblo en la república, reconociéndose como el soberano, como la fuente de todo poder, y de todo saber, es su propio legislador y su propio juez. Pero el gobierno de las sociedades humanas, que han alcanzado bastante desarrollo para adoptar la forma democrático-republicana, no es una intuición, no es un instinto; es una ciencia; ciencia, que, en sus principios elementales al menos, deben poseer todos los ciudadanos de una república, ya que, todos reunidos, forman la nación y deciden de sus destinos. El sufragio universal supone la conciencia universal, y la conciencia universal supone y exige la educación universal. Sin ella la república desaparece, la democracia se hace imposible y las oligarquías, disfrazadas con el atavío y el título de república, disponen a su antojo del destino de los pueblos y esterilizan las fuerzas vivas y portentosas que todas las naciones tienen en sí mismas.”

    Pero en el entramado de semejante discurso encantador solo aparece como propuesta salvífica la de una educación “universal” indiferenciada y homogénea, que no puede servir más que al reclutamiento dentro de la administración estatal expandida de todos los individuos y no a una verdadera democratización de la vida…pues una universalidad abstracta como ésta ignora las diferencias y las injusticias, pasa sobre ellas como un ángel leve, y las deja justamente donde estaban, en medio de sus demonios. No habrán faltado los casos raros de quienes entrando de alpargatas al sistema estatal universal de educación hayan logrado salir honrados con un título universitario, pero no dejan de ser rarezas que no destraban para nada el panorama general de desigualdad económica, cognitiva, política, etc. de una sociedad que persistirá en no ser democracia más que por la fachada lustrosa del sueño ilustrado.

    Responder

  10. fernando-g
    May 08, 2012 @ 02:37:59

    Me parece más cerca de una visión de lo real Varela cuando dice en la misma obra:

    “La instrucción de todos los ciudadanos siendo, pues, necesaria para la
    salud del Estado, es el Estado el que debe proveerla, pues la experiencia ha demostrado, de una manera irrefutable que los esfuerzos individuales, aún sostenidos por el sentimiento religioso o filantrópico, no bastan en este caso.”

    Es decir, es real su cometido y no tiene la fanfarria democrática velando su discurso, cuando sugiere que la educación estatal universal está AL SERVICIO DEL ESTADO, a lo que habría que agregar que el estado tal y como se halla constituido sirve a la permanencia y vigor no de una democracia que no existe, no de una situación de igualdad que no existe, sino de la injusticia social y de la desigualdad en todo sentido, a menos que ese estado adopte intrínsecos cambios formidables como el que sugiero: el de convertirse en un aparato de constante trasiego de la riqueza desde donde se acumula injustamente hacia donde escasea. Pero, ¿cómo sería esto posible y como lo sería utilizando para ello el propio sistema educativo como vehículo? ¿Cómo sería esto posible sin cambiar radicalmente el modelo empresarial llevándolo hacia la idea de asociación política corresponsable y en igualdad de derechos entre el trabajador y el inversor? No es, quizás, asunto del filósofo resolver el problema, sino mostrarlo y sugerir alguna respuesta.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: