La libertad es posible: leyendo a Vaz Ferreira

Dedicado a la memoria del gran filósofo uruguayo.

Estuve hojeando la obra “Los problemas de la libertad y del
determinismo” (1957) de Carlos Vaz Ferreira con sumo placer y voy a
comentar absolutamente entusiasmado la 2da conferencia del año 1949
que aparece incluida allí (Recuerdo de paso que esta obra es
prolongación de la publicada en 1907, “Los problemas de la
libertad”, años antes del encuentro entre Vaz Ferreira y Einstein en
la plaza Artola de Pocitos, instancia en la que probablemente discutieron
sobre estos temas).

La conferencia se refiere al principio de incertidumbre de
Heisenberg pero abre las puertas a muchas otras cuestiones.

En principio Vaz Ferreira señala que dicho principio ha sido objeto
de una “trascendentalización matemática ilegítima”, “consistente en
convertir el principio de incertidumbre en principio de
indeterminación y en darle en este último sentido un caracter
ontológico” Aclara “que ese principio, si se denomina o pretende ser
un principio de indeterminación, se referiria solo a un sentido del
indeterminismo que es SOLO PRÁCTICO”. En esto coincide Vaz Ferreira
con Prigogine y a esta posición me adhiero plenamente: el caracter
estadístico-observacional del principio de Heisenberg hace
insostenible su ontologización y por lo tanto no permite aseverar
que por la vigencia del mismo la ciencia haya dejado de ser
fundamentalmente determinista (el postulado determinista no es
refutado por el principio de Heisenberg). Para mayor claridad de
ideas Vaz Ferreira recalca sintéticamente que “si pretendiera (el
principio de H.) alcance ontológico, llevaria a una
trascendentalización ilegítima”. Este error Vaz Ferreira se lo
achaca a multitud de científicos y pensadores, pero la lectura de
Vaz Ferreira no fue algo muy frecuente hasta ahora.

Me gustaria intercalar aqui lo afirmado en su excelente
obra “Filosofía de las leyes naturales” por el profesor argentino
Desiderio Papp: “El principio de incertidumbre de Heisenberg prueba
solamente la inobservabilidad de los fenomenos causalmente
condicionados en la escala atómica, pero no demuestra en manera
alguna su inexistencia…Concluir de la inobservabilidad la
inexistencia del nexo causal en lo microscópico…seria una
extrapolacion ilícita que ningun motivo tenemos para hacer” (1945)
La extrapolacion ilícita de la que habla Papp es equivalente, al
menos aqui, a la trascendentalización ilegítima de la que habla Vaz
Ferreira.

Una vez establecido lo anterior Vaz Ferreira realiza esta
interesante aclaración:

“El sentido teórico o metafísico de determinismo es el de existencia
de un posible único “(“o sea, en el fondo, no existencia de la
categoria posibilidad”). ” La existencia de un posible único: una
sola posibilidad, tanto en el pasado, como en el presente y en
porvenir. Lo que fue era lo único que podia ser. Lo que es, lo único
que ha podido ser. Y en cuanto al futuro, solo una realidad seria
posible por cada momento o estado…Afirmar que solo hay una
posibilidad es afirmar que la nocion de posibilidad es
metafísicamente ilegítima, trascendentalmente ilegítima: que no hay
más que necesidad e imposibilidad.”

Comentario: Sin duda el determinismo reduce el flujo temporal al
cauce de una única posibilidad, posibilidad constituida por el
encadenamiento pleno, total, de los acontecimientos, de los eventos,
en una serie causal regulada por leyes necesarias y universales. El
tiempo basado en esa única posibilidad no es un tiempo abierto a
posibilidades sino un tiempo lineal. Pero no solo reduce el
determinismo el tiempo a linealidad,unicidad,unidimensionalidad ( y
me estoy acordando de la critica a la racionalidad determinista y
operacional que realiza Marcuse en su “El hombre unidimensional”),
sino que además reduce la categoria misma de posibilidad a la
inexistencia, a la IMPOTENCIA. Esto tiene por consecuencia, mas allá
de las distinciones de Vaz Ferreira, que los actos decisionales
puedan ser considerados ilusorios, que la libertad definida como
espontaneidad que ingresa creativamente novedad pueda ser
considerada asimismo inexistente, en el sentido de que no habria
espontaneidad sino solo concatenación causal, no habria creatividad
sino solo acontecer fijo y no habria novedad sino solo la concreción
de lo necesario y la no concreción de lo imposible. Un problema que
subyace a esta visión determinista de la realidad es el siguiente:
si lo que existe es lo único que puede existir ¿porque es así y no
de otro modo? La respuesta de Leibnitz, coherente con su
determinismo a ultranza, ha sido que “este es el mejor de todos los
mundos posibles” siendo el atributo de la posibilidad un atributo
ajeno al mundo causal en que vivimos y perteneciente a Dios. Con
esto Leibnitz no pudo escapar al hecho de que Dios no es libre si
esta totalmente condicionado a elegir el mejor de los mundos ni
tampoco a la clara constatacion de que este mundo no parece ni de
lejos perfecto. La ciencia actual se ha topado con el dilema de
Leibnitz de la unica posibilidad, de lo posible-necesario, al
considerar universos alternativos: el resultado de ello han sido las
largas y riesgosas especulaciones que se han dado en torno al
principio antrópico (en su consideración fuerte o débil). El ajuste
fino (hasta absurdamente fino) de todas las constantes y propiedades
cosmológicas a las condiciones de existencia del observador humano
pasa como un milagro, como la voluntad de Dios o como una situación
inexorable y sin explicación. Pero si pasa como situación inexorable
entonces esta claro que el ser humano necesariamente debia existir
y todo el universo ha acudido, por su conformación, al surgimiento
de la humanidad. Apelar a posibles devenires alternativos de nuestro
universo reintroduciendo la categoria de posibilidad a último
momento para rebajar el dilema antrópico exige, por otro lado, una
renuncia definitiva al determinismo. Con respecto a la existencia de
otros universos, me parece una salida singularmente abstrusa aunque
ingeniosa, y totalmente innecesaria.

Si la categoria de posibilidad no tiene validez ontológica,
consecuencia directa del postulado determinista (que no deja de
tener un caracter hipotético a pesar de su insistente vigencia)
resulta de ello que las posibilidades y probabilidades
(posibilidades cuantificadas) son meras “nociones prácticas que
comportan ignorancia parcial para el pensamiento concreto y para la
acción” (Vaz Ferreira). Mas adelante Vaz Ferreira especifica:

“Si solo un futuro es posible entonces debe ser previsible. Si solo
un pasado era posible entonces debe ser demostrable. Pero previsible
¿por quien?, demostrable ¿por quien?. Por una mente infinita u
omnipotente”

Comentario: El filósofo pone en claro las motivaciones que conducen
a los científicos del estilo de Einstein o del estilo de Boltzmann
para sostener la hipótesis determinista. En primer lugar las
aspiraciones a una capacidad creciente de previsión y control y a un
sometimiento a la deducibilidad y el marco matemático de los
acontecimientos y en segundo lugar la posesión de un esquema mental
que prefigura la omnipotencia divina o en su defecto, la
omnipotencia humana. La hipótesis determinista redunda fácilmente en
una concepcion totalitaria de lo humano y no solo de lo cósmico.
Popper, siempre preocupado por conectar solidariamente lo
democrático con lo científico (vaya tarea, no?) se pronuncio en el
sentido de la existencia de indeterminismo ontológico. Lo mismo
Prigogine, pero apoyándose en mas sólidos criterios. Pero más allá
de la argumentación de índole cirscuntancial que pudiera desplegarse
contra la hipótesis determinista ella debe descartarse sobre la base
de tres pautas de la experiencia concreta ante las cuales toda
teoria debe plegarse: a) La asimetria temporal o irreversibilidad
del flujo temporal que se constata a través del proceso evolutivo de
la vida y el proceso histórico humano, la flecha termodinámica, la
flecha cosmológica (expansion cósmica) y la flecha mnemónica (que
Hawking llama flecha psicológica y que consiste en la acumulacion de
vivencias). b) La DIFERENCIA que hace que todo ente tenga una
existencia única e irrepetible, diferencia cuya expresión empírica
en nuestra vida diaria puede catalogarse como la prueba
indestructible de la indeterminación intrinseca de todos los entes:
no hay repetición ontológica, no hay dos caras idénticas, no hay dos
sucesos equivalentes y si asi fuera lo destruido seria la lógica,
pues se violaria el principio de identidad.
c)La experiencia decisional autoconciente, experiencia que vivimos
constantemente en nuestras existencias humanas y que se muestra como
la capacidad de elegir entre distintas posibilidades, posibilidades
cuya realidad no puede ser negada sin llamar al mismo tiempo
ilusoria a la experiencia decisional misma, incluyendo nuestra
libertad, nuestra autodeterminación, la muerte y sufrimiento de los
que han luchado por la libertad y dignidad humana y la ética en su
totalidad.

Sobre la base de estos tres aspectos universales de la experiencia
concreta, combinando su constatación con una fuerte argumentación
ética que presuponemos aqui, podemos rechazar el
postulado determinista, que por su parte no tiene nada más que un
SOSTEN DOGMÁTICO. Pero…¿hacia donde vamos a partir de aquí? Leamos
a Vaz Ferreira:

“…el indeterminismo ontológico…consiste en creer que hay más de
un posible, que la posibilidad es mas extensa que la realidad, que
hasta el momento que un posible se realiza, habia o podia haber
otros posibles. Esto es: QUE HAY REALMENTE POSIBILIDAD, QUE ESTA
NOCIÓN ES CATEGORIA ONTOLÓGICA LEGÍTIMA, que así, en cuanto al
futuro, este no es necesario o no es todo necesario; que no está
predeterminado o no esta totalmente predeterminado”

Comentario: Esta frase de Vaz Ferreira es impagable y solo merece un
profundo agradecimiento de mi parte. Sin embargo, debo aclarar que
alli el filósofo utiliza el vocablo realidad en su sentido lato como
totalidad de lo existente cuando afirma que hay realmente
posibilidad pero de una manera equívoca cuando considera
la “realización” de un posible. En verdad, desde el indeterminismo
ontológico las posibilidades deben considerarse reales y por lo
tanto no cabe expresarse diciendo que las posibilidades
se “realizan” sino que se actualizan o concretan, pudiendo decirse
que la realidad actual es la concrescencia (usando un termino de
Whitehead) de la realidad posible, que es toda la realidad(LO REAL
ES LO POSIBLE).Sin embargo esta última expresion conlleva un nuevo
equívoco pues la indeterminación es actual, es decir, la
indeterminación es interna en la actualidad de los entes, no se
despliega como exterioridad causal, relacional. La posibilidad es
inmanente al ser actual, el futuro existe EN el presente como
interioridad. No cabe entonces seguir a Vaz Ferreira en su decir que
la posibilidad es mas extensa que la realidad concreta pues los
entes se abren interiormente hacia lo posible, es decir, la
posibilidad no es extensa sino inextensa, aun cuando podamos
servirnos de la geometrización del tiempo en forma bidimensional
para poseer una descripción de la relación entre la realidad
completa y su concreción. Es mas, podemos decir que el flujo
temporal consiste en la exteriorización espacial continua de
posibilidades inextensas, el TIEMPO ES LA EXTERIORIZACIÓN EN
DETERMINACIONES ESPACIALES DE LA INTERIORIDAD VIRTUAL CÓSMICA. LA DISTANCIA ABSOLUTA ES CERO.

Afirmo pues con la ayuda de Vaz Ferreira, que hay realmente
posibilidad y que esta noción es categoria ontológica legítima, pero
discrepo en el modo en que establece dicho fundamento para el
indeterminismo ontológico. Ademas, no se trata de caer en un puro
indeterminismo (una descripcion de lo real basada en el dios azar),
sino de establecer que los entes son procesos constituidos por la
dinámica entre sus determinaciones exteriores, causales, pasadas y
su indeterminación interna, posibilística, futura, es decir, que los
entes son la dinámica procesual actual entre causación externa,
exterioridad y virtualidad interna, interioridad. ESTO QUIERE DECIR,
POR ÚLTIMO, QUE LA EXTERIORIZACIÓN DE VIRTUALIDADES QUE CONSTITUYE EL FLUJO TEMPORAL SE DA CONDICIONADO POR LO EXTERIORIZADO ANTERIORMENTE, EL PASADO CÓSMICO, LA MEMORIA CÓSMICA, LO CAUSAL. En un universo cíclico, sin embargo, hay una destruccion cíclica de memoria que permite brotar al tiempo de nuevo con fuerza renovada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: