Imperios Paralelos

miedo3-300x226

1

El pasaje de la República al Imperio Romano no ocurrió por la mera incidencia de ciertas personalidades sino porque las actividades bélicas se volvieron tan extensas y onerosas y la ambición tan grande que hubo de crearse un ejército profesional al cual habrían de pagarle las arcas del estado y el cual fue quedando en manos de altivos jefes militares. En efecto, debido a esta cirscunstancia, el Senado romano, para retener algo de su antiguo poder ciudadano hubo de implementar un sistema de reparto entre estos ambiciosos personajes pero ello no obstó a que pronto todo el poder recayera sobre uno al cual el Senado mismo por temerosa concesión, poco a poco había otorgado cada vez más atribuciones. Él era Julio César, que pronunciando la legendaria frase “Alea jacta est” cruzó el Rubicón, retó la poca autoridad que le restaba aún al Senado y entró en Roma para al poco tiempo hacerse nombrar dictador perpetuo. En un último intento desesperado, llegados los idus de marzo, se complotaron muchos contra César y lo asesinaron a puñaladas pero eso ya no pudo impedir el excesivo poder militar que no dejaba de existir por ello y volvió a recaer en manos de un jefe único, el cual llegó a ser por fin el primer emperador: Octavio.

2

Estados Unidos fue durante mucho tiempo ideal de república democrática para otras naciones y haciendo acopio de la sangre de millones de inmigrantes dio a luz un auge civilizatorio que se condensó plenamente tras la guerra de Secesión no sin la mácula constante del racismo más hostil y degradante que aún pervive y desvive a afroamericanos e hispanos en aquellas tierras. En andas de su crecimiento interior los Estados Unidos se proyectaron con bríos hacia el exterior, primero viendo a la América Latina como su patio trasero y extendiendo luego sus fauces mucho más allá, incluyendo varios territorios del decadente colonialismo español y luego, impulsados por el quiebre de las guerras mundiales y en consonancia con las viejas potencias europeas, lanzó sus garras sobre el resto del orbe de muchas e insidiosas maneras pero sobre todo por medio de intervenciones militares y con el pretexto fértil de combatir en todas partes al fantasma del comunismo. ¿Cuál fue la consecuencia de este “avance”? Que el Senado estadounidense poco a poco fue perdiendo poder decisor frente al poder concentrado en el complejo militar industrial cuyo auge corrió paralelo al ascenso global de la hegemonía norteamericana. Las arcas del estado se volcaron cada vez más desaforadamente hacia la gula infinita del pentagonismo y como ya no corren tiempos de emperadores el corporativismo de la industria del armamento, los think thank geopolíticos, los servicios de inteligencia, las instituciones militares, las empresas e instituciones científicas mercenarias, comenzaron a actuar y siguen actuando en aquella nación como un oculto poder indiscutible del cual el Presidente y el Senado son cada vez más títeres sin cabeza y autores payasescos de una pseudorrepública seudodemocrática.

3

Como el poder militar exagerado no es más que una gangrena desde el punto de vista económico que solo sabe apelar a mayores contribuciones y más descaradas desde las arcas del Estado, los emperadores romanos hubieron de preocuparse una y otra vez por satisfacer ansias recaudatorias reajustando los viejos sistemas impositivos y tratando de reavivar la vieja economía, mientras entretenian las miserias del pueblo con pan y circo. Pero, puesto que no se puede recaudar de gente pacífica que quiere holgazanear y vivir comodamente para sustentar continuas y exhaustivas guerras de contención fronteriza y de conservación de los territorios conquistados sin que a la larga se agoten los recursos, incluyendo los recursos humanos, y de este modo resulten vaciadas una y otra vez las arcas estatales, los emperadores terminaron enfrentando cada vez mayores exigencias con menos posibilidades llegando a ser títeres de los intereses militares e incluso militares coronados. Esto engendró la anarquía militar que dio lugar al poder desmedido del férreo Diocleciano, elevado al trono militarmente, ante el cual habia que arrodillarse y cuya autoridad quedó por encima de toda ley y asegurada con crecientes ejércitos…con lo cual el viejo sueño de Roma, finalmente, naufragó frente a la corrosión militar, iniciándose una larga y definitiva decadencia y desfiguración cultural medieval cuya prolongación se debió, basicamente, a la introducción de la táctica mental del catolicismo por parte de Constantino y a crueldades tales como meter plomo fundido en la garganta de los condenados.

4

Con la llegada de George Bush padre a la presidencia de Estados Unidos y la planificación de la mediática guerra del golfo Pérsico se inicia en Estados Unidos una época de auge notorio del pentagonismo que tiene su clara exaltación en las invasiones de Irak y Afganistán. El resultado ha sido que las presiones del complejo militar-armamentístico sobre las estructuras gubernamentales se han vuelto irresistibles para títeres políticos como Bush hijo o el bailarín Obama y el presupuesto militar estadounidense no solo constituye la mitad del gasto militar mundial, muy por encima del gasto de cualquier otra nación del orbe, sino que consume como un cáncer horrendo la mayor parte de la economía de los estadounidenses. Ello significa que la gran preocupación futura en la que estarán sumidos de aquí en adelante, durante muchos años, las mentes gobernantes de los Estados Unidos, serán similar a la de los viejos emperadores romanos: ¿Cómo continuar indefinidamente con la guerra imperial? ¿Cómo solventarla con las arcas del estado? Y el resultado a largo plazo será posiblemente el mismo: la llegada de la anarquía militar al poder político, la desintegración de la máscara republicana en manos de un descarado autoritarismo militar-plutocrático, el hundimiento de la nación norteamericana en una edad de decadencia y degradación en todos los ámbitos de su existencia. Pero este imperio, como aquel otro, no se hundirá sin antes haber hecho lo posible para durar, para permanecer, para persistir aunque millones deban pagar con su vida, sus cuerpos, su sangre y sus mentes el vil precio de esa oscura duración. Si el futuro de la humanidad solo dependiera de la nación estadounidense entraríamos pronto en una nueva edad media, pero aunque son posibles los paralelismos no son de ningún modo posibles las repeticiones.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. elio cesar
    Dic 08, 2014 @ 19:40:29

    Sin desmerecer tu analisis , te dire que los reyes etruscos como lars porsena intentaron conquistar Roma , y con el derrocamiento del rey Tarquino el soberbio , se les dio vuelto la tortilla asi que dificilmente podrian quejarse de imperialismo romano . El rey griego Pirro tambien intento conquistar Roma (no al reves ) con lo cual se abrio al dominio de Italia , ni hablar de pueblos como los marsios y los samnios que intentaron varias veces destruir Roma . Al contrario de lo aqui descrito los patricios romanos eran fuertemente aislacionistas , la mayoria de Roma despues de la primera guerra punica hizo oidos sordos a todas las advertencias sensatas sobre la expansion cartaginesa en Iberia , y se durmio en el aislacionismo mucho tiempo . Cuando Anibal atraveso los alpes se encontraron con la desagradable sorpresa que solo cabia la guerra total hasta el fin . No hubo grandes conquistas en el oriente , lo que si hubo fue herencias de reinos helenisticos como attalo III y Nicomedes que prefirieron heredar sus reinos a Roma antes que dejarlos a los despotas orientales .

    En cuanto a Julio Cesar ,es toda una ironia que menciones su dictadura , un cargo perfectamente constitucional en la Republica , porque justamente Julio Cesar representaba los intereses de las clases mas bajas de Roma , de los soldados veteranos y de las provincias expoliadas . Los republicanos como Caton de Utica y Cornelio escipion nasica , solo representaban los privilegios de su propia clase dirigente senatorial y de la primera clase los “caballeros” financistas y millonarios de Roma que pretendian retener su dominio . La Republica era una oligarquia cerrada en la que el pueblo rara ves contaba y las provincias nunca . La dicatura de julio cesar y el gobierno de Augusto fueron en detrimento del poder (pero no del dinero) de unos cuantos miles de terratenientes y millonarios y en favor de millones de personas explotadas por esas clases altas y los publicanos . Si acaso julio cesar no hubiera conquistado las galias y los galos hubieran seguido diezmandose en guerras internas , o sea respetar la libertad y no ser “imperialistas” , las galias hubieran caido antes ante invasores germanicos como ariovisto . Y luego le hubiera seguido Roma . La conquista romana con toda su brutalidad (los galos la tenian entre si e invadieron Roma siglos antes) abrio paso a la paz , la legalidad y la helenizacion y millones de personas tuvieron mas libertad que siendo gobernados por sus propias oligarquias .

    Los imperios como el romano o el estadounidense generan una sana envidia y odio por la voluntad de sobrevivir de sus pueblos , si no serian “esa pobre gente oprimida” , y nos quejariamos del imperialismo nazi , o ruso , o chino , o japones . O de cualquier otro pueblo que este dispuesto a hacer el papel de Hegemon , que los demas pueblos reuyen . En Filipinas , corea del sur y japon se odia y recela de los estadounidenses , e hipocritamente se cuenta con ellos para que mantengan a raya a los chinos , y eso es exactamente lo mismo que hacen los europeos . Si acaso Israel hubiera perdido la guerra de los 6 dias o la anterior hoy serian “los pobres judios” , sometidos porel imperialismo arabe . Algunos pueblos vencen y otros pierden .

    No estoy de acuerdo con tu analisis sobre imperio e imperialismo , porque no necesariamente las Republicas son un avance , si lo fue la Republica francesa comparada con la monarquia . Pero no lo fue en el caso de la Republica romana , y tampoco lo es si comparamos la autocracia china , con republicas como uganda el congo o liberia .

    Responder

  2. FG
    Dic 16, 2014 @ 12:35:31

    Hay muchos detalles en tu comentario, de modo que sería para mi casi imposible responder globalmente al mismo, sin embargo quiero aclarar que la dictadura de César no respondía a la legalidad existente sino que era perpetua y además acumulaba una serie de poderes que César había acaparado para si con anterioridad, de tal modo que al momento de su nombramiento como dictador ya podía decirse que practicamente solo le faltaba la coronación como emperador. Con respecto a la actitud romana en relación a la expansión territorial ciertamente en la época primera, la de la Repúblca, la tendencia general era a limitar fuertemente esta expansión dentro de cierto ámbito de utilidad comercial, económica. Sin embargo el surgimiento de un ejército profesional crea la tendencia inherente en este a la conquista militar y eso fue lo que pasó….la vieja Roma dejó lugar a una Roma conquistadora, expansiva, movida siempre hacia adelante por la presencia de un ejército que poco a poco fue convirtiéndose en el centro de toda la vida política de Roma. Que la república romana fuera o no oligárquica no es tan importante como el hecho de que en ella la ley era considerada un elemento fundamental para la estructura política mientras que en la época imperial resurgíó el autoritarismo, el personalismo despótico y finalmente la teocracia.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: